En el entorno de la denominada como Operación Flyna, la Guardia Civil ha detenido a una banda organizada que modificaba el kilometraje de coches para aumentar el valor de reventa

Gracias a la modificación digital del marcador de la distancia que mostraban los cuentakilómetros de los coches adquiridos previa, un grupo de delincuentes revendían los coches con un precio muy superior al adquirido gracias a la

La investigación comenzó a finales de 2017 cuando la Guardia Civil de Navarra recibió la información procedente de la Jefatura Provincial de Tráfico de la Comunidad Foral de un particular que sospechaba que el vehículo de segunda mano que había comprado había sufrido la manipulación de los kilómetros que marcaba.

A raíz del estudio de la información que registraba la ECU o centralita del coche, la benemérita estableció el periodo de tiempo en el que esta alteración ilegal se había cometido, lo que llevó a la identificación del propietario en el momento de la manipulación del cuentakilómetros.

Mediante este análisis, la Guardia Civil pudo ubicar otros vehículos que podrían haber sufrido el mismo procedimiento. Una adulteración que ha sido replicada en vehículos de gama alta.

La banda se encargaba de localizar y comprar automóviles de marcas premium con un significativo kilometraje, logrando así precios bajos de los mismos. Una vez eran comprados, se realizaba la reducción fraudulenta de los kilómetros y, posteriormente, eran puestos de nuevo a la venta con precios mucho más elevados respecto de los que ese mismo coche pero con la distancia real podrían encontrarse en el mercado de segunda mano.

La Guardia Civil ha llegado a encontrar modificaciones del kilometraje real desde 175.000 hasta 300.000 km, lo cual, no solo compromete la legalidad de la compra sino del estado real del vehículo cuyos nuevos compradores desconocieran las posibles repercusiones de adquirir un vehículo con un uso muy superior al marcado por el propio coche.

Incluso, en algunos casos, se ha sabido que el grupo de delincuentes procedió a la simulación de una avería grave del vehículo por el que se interesaban para bajar, aún más, el precio de compra del mismo.

El radio de acción del grupo de estafadores

Hasta un total de 25 implicados y detenidos formaban parte del entramado en el que, tanto individuos como empresas del sector de la venta del automóvil de ocasión procedían a la estafa.

Gracias a esta red, han sido localizados vehículos en diferentes lugares de la geografía española lo que significa que la banda operaba indistintamente, en parte, gracias a utilizar los portales de internet especializados en la compra y venta de coches.

De momento se ha localizado y demostrado que un total de hasta 67 automóviles fueron comprados, manipulados y revendidos a través de este entramado. Todos ellos, coches cuyo precio de venta es significativo y cuya beneficio multiplicaban gracias a la modificación ilegal de los kilómetros mostrados antes de su reventa.