Mercedes-Benz se despide del motor V12 biturbo de seis litros de su Clase S con una edición especial conocida como Mercedes-AMG S 65 Final Edition

Hay coches grandes y grandes coches y el Mercedes-AMG S 65 combina ambas definiciones. Por eso, despedirse de un buque insignia como tal solo puede hacerse “botando” una última camada de vehículos conmemorativos.

De hecho, tan solo se entregarán 130 unidades del Mercedes-AMG S 65 Final Edition destinados a una clientela muy exclusiva. Y exclusiva no solo por el coste de este vehículo, ya que el precio del Mercedes-AMG S 65 Final Edition, a pesar de haber sido comunicado, seguro que supera los 290.000 euros de la versión del modelo que parte, sino porque se trata de solo 130 coches producidos y entregados a nivel global.

Por eso, la cita ginebresa por excelencia para el sector de la automoción, parece el lugar ideal para mostrar la unidad de exposición que diga adiós al portentoso motor V12 biturbo del Mercedes-AMG S 65.

Adiós al V12 en el Mercedes-AMG S 65 

El motivo del cese de este modelo no es otro que la supresión del mastodóntico motor que cubica de seis litros, cuenta con 12 cilindros en disposición de V y es apoyado por dos turbos que el Mercedes-AMG S 65 Final Edition montará por última vez, al menos como Mercedes-Benz.

Parece que estos bloques, además de ser vendidos a otros fabricantes, como en el caso del suministro de motores a artesanos como Pagani, parece asegurada, se reducirá a los Maybach, únicos vehículos de propiedad directa de Daimler que Mercedes-Benz mantendrá.

Las asfixiantes medidas anticontaminación, ponen cerco a los motores más potentes y, a la vez, menos preocupados por el consumo de carburante. Por eso, corazones mecánicos como el V12 biturbo de seis litros cuyo consumo homologado se fija en 14,2 litros de media en ciclo mixto, ponen fuera de juego, o al menos, casi al margen de la ley, modelos tan explosivos como esta berlina de lujo.

Un acabado especial para el Mercedes-AMG S 65 Final Edition

Este coche necesita poca parafernalia para ser más impresionante. Desde su planta original, al porte que le confiere el acabado AMG, ahora su presencia se distingue aún más gracias a añadidos como las llamativas llantas de 20 pulgadas en un color dorado que contrasta con el negro de su carrocería.

Como no podría ser menos, el interior del Mercedes-AMG S 65 Final Edition ofrecerá elementos únicos como las placas e insignias conmemorativas, el tapizado de piel nappa o la inclusión de piezas en fibra de carbono que ayuden a la reducción del peso de este “tanque”.

Debido a esto, el motor V12 biturbo no podría ser otra cosa que no fuera extraordinariamente potente. Por eso, con sus 630 CV de potencia, el descomunal par que lanzar a este coche como un misil tierra-tierra se fija en nada más y nada menos que 1.000 Nm entre 2.300 y 4.300 revoluciones por minuto. Con estas prestaciones, la velocidad máxima mediante el pack de AMG le permite alcanzar los 300 km/h.

Despedida en Suiza

Parece que el Salón de Ginebra, que abrirá sus puertas en pocas horas, será la cita de despedida de varios modelos de la marca de la estrella. Además de este Mercedes-AMG S 65 Final Edition, también se expondrá la versión definitiva y conmemorativa del Mercedes-Benz SLK SLC Final Edition; una variante que también pondrá la guinda a un deportivo clásico que se despide por falta de ventas.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Cabrio, Coupé, Sedan2, 4250 - 530
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
2,8 - 14,2286 - 63057 - 325

Ver todas las versiones del Mercedes-Benz Clase S (99.800€ - 307.400€)