Si estás pensando en dar de baja tu coche, aquí te enseñamos cómo hacerlo paso por paso.

En algunas ocasiones el remedio es peor que la enfermedad. Si tu coche sufre averías constantemente o has tenido un accidente cuya reparación es más costosa que el propio coche, lo más probable es que debas librarte de él. Dar de baja un coche puede parecer un proceso complicado, pero en el fondo no lo es. Aquí te lo explicamos punto por punto.

1. Reunir la documentación necesaria y llevar el coche a un desguace oficial

Dar de baja coche

El primer paso para dar de baja tu coche es reunir la documentación específica y llevarlo a un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT). Aquí tienes un listado donde podrás encontrar el centro más cercano a tu ubicación. Este proceso es totalmente gratuito e incluye un servicio de grúa por si tu coche no está en condiciones para llegar al desguace circulando. En cuanto a la documentación, esto es lo que deberás presentar en el desguace para tramitar la baja de tu coche:

  • Ficha técnica del vehículo
  • Permiso de circulación
  • Fotocopia del DNI del propietario

2. Firmar la baja y recoger dos documentos que lo certifiquen

Una vez realizado el primer paso, estarás listo para firmar la solicitud de baja definitiva en el propio desguace. A continuación, el centro deberá entregarte dos certificados de vital importancia: el justificante de baja definitiva emitido por la DGT y el certificado de destrucción. Estos dos documentos son la única forma de acreditar que tu coche ha sido dado de baja, ¡guárdalos bien!

3. Recuperar parte del valor de tu coche, si se dan unas condiciones

 Al dar de baja tu coche, podrás solicitar una tasación de tu vehículo para que, de acuerdo a unas condiciones, puedas recibir una cantidad por él. Esto solo será posible si tu coche tiene menos de 10 años desde la fecha de matriculación y en el caso de que haya tenido un siniestro o una avería mecánica superior al valor venal del mismo.