Daimler, presuntamente, podría haber manipulado las emisiones de sus modelos diésel. El modelo analizado es el Mercedes-Benz GLK 220 CDI.

Daimler podría estar, de nuevo, bajo sospecha, tal y como afirman desde la agencia Efe, por haber montado un sistema que “presuntamente podría manipular las emisiones de gases contaminantes” en alrededor de 60.000 unidades de modelos de Mercedes-Benz, todos ellos propulsados por motores diésel.

El vehículo sobre el que ha caído la mayor parte de las sospechas de equipar un sistema que manipule las emisiones es el Mercedes-Benz GLK 220 CDI. Este modelo equipa un motor perteneciente a la normativa Euro 5 y según asegura Bild am Sonntag, estarían afectadas las unidades que se fabricaron entre 2012 y 2015.

2018, primeras sospechas

Las primeras sospechas sobre la presenta manipulación de las emisiones por parte de Daimler se remontan al pasado otoño de 2018. La Oficina Federal de Vehículos a Motor de Alemania, conocida por sus siglas KBA, fue el primer organismo en poner el foco de atención.

La Oficina Federal de Vehículos a Motor de Alemania pudo comprobar, en unas pruebas rutinarias, que las emisiones de CO2 eran inferiores a las habituales durante la circulación por carretera.

Según asegura el dominical alemán, Daimler no pudo ofrecer explicaciones convincentes al respecto. Además, apuntan a que este fue uno de los motivos por los que el organismo responsable de los vehículos a motor del país realizara una serie de pruebas adicionales en las que confirmó la existencia de un “mecanismo de desconexión ilegal” en el modelo analizado.

Desde el organismo alemán han confirmado que han abierto un procedimiento de consulta formal por sospecha de equipamiento de un “dispositivo de desconexión ilegal”.

Daimler está colaborando con la Oficina Federal de Vehículos a Motor de Alemania

Es importante destacar que desde Daimler han comenzado a cooperar con el organismo alemán encargado de analizar los vehículos a motor. El fabricante está analizando las pruebas a las que han sometido al modelo y a su vez ha rechazado las acusaciones sobre la posible manipulación de las emisiones en el Mercedes-Benz GLK 220 CDI.

No es la primera vez que el fabricante alemán tiene que hacer una llamada a revisión de sus modelos. Durante 2018, más de 700.000 unidades se pudieron ver afectadas por “estar equipadas con dispositivos para manipular las emisiones de gases contaminantes”.

Mercedes-Benz GLK

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5454
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
9,6 - 13,1286 - 585252 - 299

Ver todas las versiones del Mercedes-Benz clase G (114.500€ - 173.750€)