El nuevo Cupra León Competición es la variante de circuito del compacto deportivo recién presentado y formará parte del campeonato mundial de turismos

Hace poco menos de un mes conocimos la cuarta generación del Seat León 2020, un modelo que da un enorme salto cualitativo en todos los aspectos para seguir con la corona del coche más vendido en España.

Tan sólo unos días después, los chicos de la división deportiva ya han presentado su obra, el Cupra León 2020. Esta es la primera generación del compacto más radical de la marca que abandona Seat para ser ya un modelo independiente bajo la tutela de Cupra, un movimiento que ya inauguró el Cupra Ateca que probamos.

Sin embargo, todavía quedaba algo por conocer, y es que el Cupra León siempre pudo presumir de una larga tradición en los circuitos. De esta manera ha llegado la versión Competición, una bestia con la que la marca española pretende dar mucha guerra tanto en el TCR como en carreras de resistencia.

El Cupra León Competición mejora su coeficiente aerodinámico

El nuevo Cupra León Competición presenta un buen número de modificaciones respecto a la variante de calle. La primera gran diferencia es el kit de carrocería, y es que ahora cuenta con unos paragolpes mucho más anchos y prominentes, unos pasos de rueda también ensanchados y un generoso alerón colocado en la luna trasera. Con todo esto, la versión de circuito consigue mejorar considerablemente la aerodinámica del modelo de calle.

El chasis se ha retocado a fondo para conseguir una mayor rigidez, aunque el punto más importante en el desarrollo ha sido reducir el peso. De nada serviría todo este trabajo en chasis y carrocería si no tuviéramos un propulsor capaz.

Bajo el capó tenemos el mismo motor 2.0 TSI que monta la versión de 310 CV del modelo de calle, pero esta vez retocado para que la potencia aumente a los 340 CV. Con esta potencia, consigue desarrollar un par motor de 410 Nm y ofrece unas prestaciones ya muy considerables: 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y una velocidad máxima de 260 km/h.

Los reglajes se podrán cambiar dependiendo del circuito

Como es habitual en un coche de competición, los parámetros configurables en el Cupra León Competición serán muy amplios. Lo más importante es la suspensión, y es que se ha montado un esquema delantero de tipo McPherson que puede ajustarse en altura, inclinación, convergecia e incluso anchura de vías. La suspensión trasera cuenta con una estructura multibrazo, aunque cuenta con todos los reglajes disponibles que tenemos en el tren delantero.

Jaime Puig, director de Seat Sport, mostraba su orgulloso con su nuevo lanzamiento: “Estamos hablando de un modelo completamente nuevo remodelado por completo. Hay pocas piezas tomadas del modelo anterior, y es que no hay que olvidar que la base del nuevo Cupra León Competición es el nuevo León que se acaba de presentar”.

“Hemos estado realizando pruebas en España, Portugal e Italia durante los últimos meses y las sensaciones han sido realmente buenas. A pesar de ser un coche completamente nuevo, nuestros principios permanecen intactos: utilizamos el mayor número de piezas de serie, o de serie modificadas, para que el precio sea competitivo y la fiabilidad sea la máxima. Esto es clave en el ADN de Cupra, y así hemos conseguido ser realmente competitivos sobre todo en carreras de resistencia”, concluía Puig.

Tendremos que esperar también para conocer si la marca española pretende seguir adelante con el proyecto del Cupra e-Racer, la versión eléctrica del modelo de competición que se dejó ver por Montmeló.