CUPRA, la nueva marca deportiva de Seat, se saca de la manga el CUPRA e-Racer, que tiene el honor de ser el primer turismo de competición eléctrico del mundo.

Con stand propio en el Salón de Ginebra, CUPRA, la nueva marca deportiva de Seat, no se iba a conformar con desvelar el CUPRA Ateca, su primer modelo de calle. Y en los tiempos que corren, ¿qué podíamos esperar de una marca que asumirá las tareas que hasta el momento desempeñaba Seat Sport en todo lo referido a competición? Pues un coche de carreras: el CUPRA e-RAcer

cupra e-racer

Lo que quizás no esperabas es que el primer CUPRA destinado a la competición fuese… ¡un coche elçectrico! Y es que bajo su aspecto de Seat León vitaminado, el CUPRA e-Racer esconde un auténtico coche de carreras basado en el Cup Racer con motor de gasolina. Con la diferencia de que aquí, el sistema de propulsión es cien por cien eléctrico.

Hasta 300 kW de potencia continua anuncia CUPRA para el e-Racer, con posibilidad de entregar de modo puntual (lo que sería el “boost” en un motor turbo) picos de potencia de hasta 500 kW (680 CV). Las prestaciones, las que corresponden a un coche de carreras: velocidad máxima de hasta 270 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 3,2 segundos, y únicamente 8,2 segundos para pasar de 0 a 200 km/h.

cupra e-racer

¿Te imaginas al CUPRA e-Racer en una futura competición para turismos de carreras totalmente eléctricos? Habría que ver cómo se define esta competición: su formato, la duración de las carreras, etc. En sus comienzos, pocos apostaban por la Fórmula E, y en la actualidad la gran mayoría de las marcas importantes tienen presencia en la competición de monoplazas eléctricos. Sin duda, la electrificación está llegando también con fuerza a las carreras.