Un estudio revela el tiempo que necesitan emplear los futbolistas en el terreno de juego para costear sus vehículos privados.

Un estudio realizado por Carspring, un portal británico de venta de vehículos de ocasión, ha desvelado los coches que poseen los futbolistas más famosos del mundo y otros datos de lo más reveladores. ¿Os imagináis que con un solo día de trabajo en la oficina pudierais comprar un coche nuevo? Cómo desvela este estudio, esto es algo muy común entre los futbolistas.

Una gran parte de futbolistas consigue el dinero que vale su coche en menos de lo que dura un partido

El tiempo que necesitan emplear los futbolistas en el terreno de juego para pagar sus vehículos particulares es uno de los parámetros analizados en el estudio de carspring, y como podemos ver los resultados son abrumadores: hasta 100 de los 250 jugadores analizados necesitan menos de un partido para cubrir el gasto de su vehículo particular.

A continuación podemos ver una lista con los jugadores que más y menos tiempo necesitan para pagar su coche.

lista de futbolistas con el tiempo que necesitan para pagar su coche

Aquí podéis ver la lista completa con los 250 jugadores analizados en el estudio.

Jesús Navas, el más humilde: conduce un Nissan Micra, cuyo precio supone el 0,08 % de su salario anual

Jesús Navas

El caso de Jesús Navas es sin duda uno de los más llamativos. A pesar de cobrar 12 millones de libras al año ( unos 13,6 millones de euros), el jugador sevillano conduce un Nissan Micra, el cual puede pagar en menos de 11 minutos sobre el terreno de juego. Se trata del jugador de esta lista que menos tiempo necesita para paga su coche.

Nissan Micra

Como podemos ver si continuamos bajando por el listado, el dinero no siempre equivale a coches lujosos: jugadores como Fernando Llorente o Gianluigi Buffon van al trabajo en un Fiat Punto y un Fiat 500, respectivamente. Realmente cuesta creer que un portero de grandes dimensiones como Buffon pueda entrar en un coche tan pequeño como el “cinquecento”…

George Boyd, el menos “ahorrador”: necesita 30 partidos para pagar su Mercedes 300 SL

Mercedes 300 SL

En la otra cara de la moneda, se encuentra George Boyd. El jugador escocés que milita en las filas del Burnley inglés posee un Mercedes 300 SL, un vehículo que a día de hoy puede tener un coste cercano al millón de euros dada su condición de clásico. El jugador británico necesita prácticamente una temporada de juego completa para costear su Mercedes.

Lionel Messi: 20 minutos para pagar su Ferrari F430 Spyder

Lionel Messi

Messi es para muchos el mejor jugador del mundo, y su mejor vehículo personal está a la altura de sus botas. Lógicamente el Ferrari F430 Spyder no es su único coche privado, pero sí el más lujoso y deportivo que posee. Ver jugar al argentino y ver correr al Ferrari es una combinación de clase mundial, buena elección señor Messi.

Ferrari F430 Spyder

Cristiano Ronaldo: menos de cuatro partidos para pagar un coche de ¡dos millones de euros!

Cristiano Ronaldo

Siempre ha habido mucho debate sobre quien es el jugador del mundo. Unos opinarán que Messi otros que Cristiano, lo que está claro es que el coche del portugués es mucho más llamativo, inaccesible y exclusivo que el del argentino. Entre los muchos coches que posee Cristiano Ronaldo, el Buggatti Veyron Grand Sport Vitesse es sin lugar a dudas el más caro de su garaje: casi 2 millones de euros (1,99 millones) cuesta el superdeportivo italiano. A Cristiano le lleva tres partidos y medio pagar su Buggatti, el cual supone un 8,47 % de su salario anual (23,6 millones de euros) en el Real Madrid; lógicamente el porcentaje sería mucho menor si tenemos en cuenta lo que ingresa el portugués en publicidad y otras variables, una cantidad que podría superar los 60 millones de euros a lo largo de un año.

Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse

Andres Iniesta: ¡otro Buggatti Veyron!

Si por algo destaca la personalidad de Andrés Iniesta es por su humildad, pero lo creías o no el manchego conduce el mismo coche que Cristiano Ronaldo. Bien es cierto que el jugador de Fuentealbilla tan solo dispone de la versión estándar del Veyron, aunque su precio tampoco está muy por debajo de la versión especial que conduce el portugués (1,6 millones de euros). Casi seis partidos necesita Iniesta para pagar su Buggatti.

Andres Iniesta

Delanteros y centrocampistas: los más propensos a la compra de coches deportivos

El estudio también pone de manifiesto la relación que existe entre la posición del campo que ocupa un determinado futbolista y el coche. Según los resultado obtenidos por Carspring, los delanteros y centrocampistas suelen comprar más coches deportivos que los futbolistas que juegan en la zaga; cuya opción preferida son los superventas del mercado: los SUV.

Gráfico en el que se relaciona la posición del jugador en el campo con el coche que posee

Datos fiables: un estudio basado en un método riguroso

Para realizar este estudio, Carspring ha utilizado los perfiles públicos de más de 250 jugadores. Los futbolistas, que por diferentes motivos, han decidido ocultar su vida privada han quedado fuera de esta investigación.

Para averiguar los coches que conduce cada futbolista, el portal británico ha consultado cientos de periódicos, revistas, perfiles de redes sociales y otras fuentes de información pública.

El precio de cada uno de los coches que aparecen en este estudio ha sido determinado de la siguiente manera: se ha consultado el precio del coche en los concesionarios oficiales del país en el que juega el futbolista. Para los modelos menos comunes, se tuvo en cuenta el precio especificado en las web oficiales de cada marca. El precio fijado a cada vehículo es el básico, sin opcionales ni variaciones de ningún tipo.

Para determinar el tiempo de juego que necesita un futbolista para pagar su coche se ha llevado a cabo el siguiente proceso: el salario anual estimado de cada futbolista (excluyendo extras y bonus) fue dividido por el numero de partidos que se disputan en la liga en la que participa el jugador. Con esto se pudo obtener el salario por minuto de cada futbolista, y por consiguiente, el tiempo que necesita para recaudar el dinero que cuesta su coche. Para el estudio no se tuvo en cuenta el tiempo real que el jugador empleó en el terreno de juego, ni las lesiones sufridas, el tiempo en el banquillo o en los entrenamientos.