El fabricante FAW quiere ponerse al volante de la tecnología relativa a los coches autónomos con un SUV eléctrico con nivel de conducción autónoma cuatro

Y es que China FAW Group Corporation Limited, fabricante chino cuyas ventas han logrado multiplicarse un 231 por ciento en lo que va de año, ha elegido el recientemente clausurado Salón de Frankfurt como escaparate de sus propuestas para Europa.

Por un lado, el espectacular deportivo híbrido Hongqi S9 y, por otro, el SUV eléctrico Hongqi E115 dos vehículos que demuestran que el potencial tecnológico de las empresas punteras del país asiático se encuentran muy arriba.

Tanto es así que, además de mostrar un hipercoche que cuenta con hasta 1.400 CV de potencia que pueden lanzar este coche en el sprint de 0 a 100 en menos de 2 segundos, según sus datos, puede hacerlo en 1 segundo y 9 décimas, y hasta una velocidad máxima de 400 km/h y, a la vez, un lujoso todocamino de autonomía máxima de hasta 600 km y un 0 a 100 en menos de 4, ahora se prepara para mostrar un nuevo SUV eléctrico y con una capacidad de niveles de conducción autónoma en un grado 4.

Además, este coche nuevo de FAW será el segundo cien por cien eléctrico tras el E115 y contará con un sistema de tracción inteligente a las cuatro ruedas, suspensión neumática y hasta siete modos de conducción.

Pero, sin duda, lo que más llama la atención para la próxima propuesta de FAW es que el coche sea capaz de ejercer la conducción autónoma de nivel 4. Esto supone que la marca presentará un coche preparado para gestionar los trayectos sin necesidad de una intervención humana durante el viaje.

Este nivel de conducción autónoma permite que el coche tome el control de su actividad en áreas metropolitanas preestablecidas y acotadas para la circulación de vehículos autónomos conectados en red.

El mundo se prepara para los coches autónomos

Algo que, como hemos recogido en fechas recientes, tanto dentro de nuestras fronteras, como es el caso de la autopista de peaje AP-7 donde ya se preparan carriles exclusivos para los coches autónomos, como ciudades europeas como Berlín ya disponen de carriles para la circulación de coches autónomos, una tecnología que no se esperaba que estuviera disponible plenamente hasta, al menos, 2030.

Otro factor importante que hay que tener en cuenta es la reticencia mayoritaria a este tipo de tecnología. Las recientes informaciones recogidas en nuestra página hermana Techymotor.com reflejan que el 70 por ciento de los conductores y usuarios de coches no están interesados en este tipo de movilidad, aún queda mucho para hacer.

Entre los puntos más destacados por los que existe este rechazo es debido a que los coches eléctricos provocan desconfianza, tanto en sus usuarios directos como por las personas que, en cualquier vía, puedan interacturar con estos vehículos.

Por eso, también, los fabricantes, al menos los occidentales, trabajan en la manera de fomentar la confianza en los vehículos eléctricos, algo que influye directamente las intenciones de compra o uso de este tipo de coches.