Conducir con viento puede resultar realmente peligroso, por eso, hoy te damos varios consejos para que puedas reducir los riesgos al mínimo.

El viento puede convertirse en uno de los peores enemigos durante los trayectos en carretera. Como siempre la prevención será tu mejor aliado, por eso a continuación, te damos varios consejos para que puedas aumentar la seguridad en tus desplazamientos.

Un mal que pasa desapercibido

La mayoría de conductores, no prestan especial atención al factor viento. La nieve, lluvia o condiciones climatológicas más «vistosas» suelen llamar más la atención, sin embargo, una racha de viento lateral fuerte podría llegar a movilizar nuestro vehículo, hacerlo frenar e incluso, llegar a volcarlo.

Además, y a diferencia de otros fenómenos meteorológicos, como la lluvia, la nieve o el hielo, el viento no avisa de su presencia y su intensidad puede cambiar constantemente.

Consejos para conducir con viento

  • Fíjate en tu entorno: comprueba cómo se mueve la vegetación que te rodea. Algunas carreteras también avisan en ciertas zonas con carteles de viento lateral. Además, no tengas vehículos cerca en tus laterales, como hemos dicho, una fuerte ráfaga podría hacer que impactases contra ellos.
  • Sujeta firmemente el volante: esto es evidente, a mayor resistencia, se tendrá que aplicar más fuerza. Como siempre la prevención es tu mejor aliado, y como no sabes cuándo puede atacarte una ráfaga, lo mejor es estar preparado antes de que ocurra.
  • Especial precaución en ciertas zonas: algunas zonas de la carretera son más delicadas, pueden disponer de más curvas, o puedes transitar carreteras mojadas. Asegúrate de extremar la precaución en estos casos.
  • Fíjate en la dirección del viento: puedes hacerlo mediante el entorno que te rodea, a través de las ramas o árboles. Conociendo este dato, podrás anticiparte a un susto de fuerte viento lateral.
  • Aminora y respecta la distancia de seguridad: esto es también evidente. A menor velocidad mayor tiempo de reacción. Sobre la distancia de seguridad, ocurre lo mismo, podrás darte más tiempo si ocurriese algo inesperado.
  • Mantén un velocidad constante: encuentra una velocidad donde el coche parezca estable y respétala. Los cambios bruscos de velocidad, en situaciones de viento violento, pueden repercutir de forma negativa en la aerodinámica del vehículo, y por lo tanto, perder mucha estabilidad.
  • Adelanta lo menos posible: como hemos dicho antes, nunca sabes cuándo puedes sufrir un golpe de viento lateral. Si esto ocurre mientras adelantas, podrías impactar al vehículo de tu lado.
  • Utiliza marchas cortas: de esta manera podrás ayudarte de la fuerza del motor y las revoluciones para combatir a la abrumadora potencia del viento.
  • Asegura un buen mantenimiento de tu coche: especialmente de tus neumáticos, que son los que van en contacto con el suelo, intenta que estén lo menos desgastados posible.

En el caso de no poder conducir a causa de que el viento fuese insostenible, tu mejor opción será detenerte y esperar a que las condiciones mejoren.

Como siempre, tu prevención y la atención que apliques en esta situación ser convertirá en tu mejor aliado. Depende de tí.