Ante el aumento de las temperaturas que padeceremos te ofrecemos unas recomendaciones a la hora de conducir durante la ola de calor

Con la llegada del verano se alinean dos circunstancias de vital importancia para quienes piensan usar el coche en estos días. Por un lado la subida de las temperaturas y la proximidad de la primera fase de la operación salida de vacaciones de verano.

Por eso, si se tiene planeado conducir en las horas de mayor incidencia de la temperatura se hace recomendable seguir unos consejos para hacer lo más placentero y seguro posible cuando Lorenzo aprieta con mayor fuerza.

Evaluar el estado físico y mental de quien conduce antes de iniciar la marcha

El cansancio provocado por las altas temperaturas o el sueño por falta de horas de descanso nocturno por el calor, una mala hidratación, las comidas copiosas, el desgaste y la fatiga que provocan los trayectos de largo recorrido, el estrés que puede provocar la conducción, el consumo de alcohol… son factores que influyen negativamente en la conducción.

Antes de emprender un viaje, por muy corto que sea, requiere una evaluación y reflexión sobre el estado del conductor para que se realice en las mejores condiciones.

Descansar lo suficiente, beber agua o bebidas refrescantes, ricas en cafeína y bajas en azúcares, realizar los viajes planeando las horas de las comidas, los tiempos de descanso, los repostajes, etc. mejorará la calidad de la conducción y del propio desplazamiento.

Refrigerar y ventilar el habitáculo

Según los expertos, con temperaturas en el interior de un coche superiores a 35ºC el tiempo de reacción aumenta. Durante una ola de calor la temperatura de un coche puede incluso superar los 50.

Un calor elevado provoca un descenso del ritmo cardíaco y,por ello, una relajación sensorial. Antes de iniciar la marcha es conveniente ventilar el coche y reducir hasta una temperatura moderada su ambiente con el fin de promover la activación de los sentidos. Si es necesario y se dispone de ello, el uso del climatizador es un elemento de confort que equilibrará los grados interiores por eso, también te invitamos a leer nuestro artículo sobre cómo mantener en buenas condiciones el aire acondicionado del coche.

Postura de conducción óptima

No solo por motivos fisiológicos sino porque es sabido que una postura inadecuada mientras se conduce promueve la relajación y, por ende, reduce también la capacidad de reacción, aumentando los tiempos de actuación y agravando las consecuencias en caso de actuar en situaciones inesperadas o peligrosas.

Por esto, también hemos abordado en un artículo cómo sentarse correctamente al volante.

Ropa y calzado cómodo y adecuado

La ropa y el calzado es un elemento clave que no siempre es tenido en cuenta a la hora de conducir, sobre todo en verano, y más aún durante una ola de calor, cuando los desplazamientos suelen son cortos y de breve duración. Pero no por ello hay que desatender a la seguridad.

El uso de calzado adecuado y que potencie la sensibilidad y el contacto entre el pie y el pedal mediante una suela antideslizante, es esencial para garantizar una conducción placentera y segura.

Por eso es necesario escoger y usar bien el tipo de ropa con el que se conduce, además de influir en la eficacia del cinturón de seguridad ya que, en caso de frenazo y con prendas que no cubran el torso podrían provocar rozaduras o erosiones de la piel, conducir con ropa holgada o que impidan una movilidad adecuada puede ser un elemento de riesgo. También el uso de prendas que pudieran enrollarse o interferir en la conducción puede llegar a ser peligroso.

Por eso y, aunque haga mucho calor, la ropa ha de ser adecuada a la conducción e, incluso pudiera ser motivo de multa.