La lluvia es uno de los fenómenos que más aumentar el riesgo de sufrir un accidente, por lo que os dejamos unos consejos para mantener una buena visibilidad en lluvia.

La lluvia es un fenómeno meteorológico al que nos tenemos que ir acostumbrando en los meses venideros, siendo a su vez uno de los que más influencia tiene en la conducción. El mayor número de accidentes en invierno se producen cuando hay lluvia, ya que el riesgo de sufrir un accidente aumenta un 70%.

Una de las explicaciones es que los conductores guardan más precaución para no perder adherencia que por el simple hecho de que la visibilidad no es la misma. Esto es un grave error, ya que la segunda es la principal causa de los accidentes con lluvia

¿Cómo afecta la lluvia a la visibilidad?

Tenemos tres causas principales que explican la falta de visibilidad. En primer lugar, cuando llueve, el cielo está cubierto de nubes, por lo que la iluminación ambiental es menor.

También modifica el entorno visual de los conductores, acusándose especialmente por la noche. El agua hace de filtro en los cañones de luz que proyectan los faros, por lo que la luz reflejada en la carretera disminuye. Además, reduce la reflectancia de las indicaciones pintadas en el asfalto y puede llegar a variar la percepción visual de ciertas superficies.

Sin embargo, el efecto más peligroso de la lluvia es el que puede alterar la capacidad del conductor para ver a través del parabrisas. El parabrisas es la lente a través de la que vemos el exterior y, cuando llueve, se llena de gotas que reducen la visibilidad, por lo que el resultado es parecido a cuando se nos mojan las gafas.

Además, este efecto de deformación se incrementa cuando tenemos algún tipo de desperfecto en el parabrisas como una grieta por ejemplo. Todos estos factores hacen que el conductor tenga que fijar su atención unos cuantos metros por delante de lo que lo haría normalmente, por lo que la capacidad de anticipación se reduce considerablemente.

Consejos para no perder visibilidad cuando llueve

Revisa que tu parabrisas esté en perfecto estado

Se antoja esencial mantener el parabrisas en perfecto estado, algo que aunque debería ser completamente lógico. Sin embargo, el 60% de los conductores no comprueba que su parabrisas esté en plenas condiciones.

Cambia las escobillas de los limpiaparabrisas

Los limpiaparabrisas son nuestros salvadores cuando llueve, puesto que sus escobillas son las que apartan el agua del cristal y así nos permiten ver a través de la luna delantera. En caso de que no estén en buen estado, no arrastran bien el agua, por lo que no hacen su labor correctamente. Después del verano es frecuente que las gomas se resequen, por lo que es conveniente revisarlas en estas fechas y, en caso de que no estén en plenas condiciones, cambiarlas.

Mantén los cristales limpios

Cuando está lloviendo, es frecuente que el parabrisas y las ventanas laterales se empañen. En este caso, la técnica indicada es poner el sistema de climatización de nuestro coche en la función que dirige el aire al parabrisas y activar la recirculación. Esta tarea se dificulta en caso de que tengamos los cristales sucios, por lo que es importante tenerlos siempre limpios para ver correctamente por los retrovisores y poder desempañarlos rápidamente.

Mantén siempre las luces encendidas

Mantener las luces de cruce encendidas para ver y ser visto es algo fundamental cuando llueve. Además, en caso de que las lluvias sean de gran intensidad, es importante encender las luces antiniebla traseras y apagarlas una vez que escampe un poco. Además, las luces de larga distancia no se deben utilizar en esta situación, ya que el deslumbramiento al resto de los conductores es aún más peligroso cuando cae agua.

Fíjate bien en el asfalto

Cuando llueve, es importante ir pendientes de la carretera, puesto que así podremos adelantarnos a charcos que puedan favorecer el aquaplaning. En caso de que nos acerquemos a uno y no tengamos posibilidad de esquivarlo, es importante no hacer maniobras bruscas y agarrar el volante con decisión. Si quieres ampliar saber cómo actuar en estos casos, te dejamos el reportaje de nuestros compañeros de Highmotor sobre cómo actuar en caso de sufrir aquaplaning y qué hacer para evitarlo.

Aumenta la distancia de seguridad

Cuando llueve, es importante aumentar la distancia de seguridad ya no sólo por tener un mayor tiempo de reacción en caso de que el coche que llevamos delante frene bruscamente, sino que saldremos de la estela de agua que este proyecta hacia atrás. Además, es importante fijarnos en el coche que llevamos delante para anticiparnos a los movimientos que tendremos que hacer nosotros.

Si la visibilidad es baja, para en un lugar seguro

En caso de que la lluvia sea tan fuerte que imposibilita una correcta visibilidad, lo más recomendable es parar en un sitio seguro y que esperes a que afloje la intensidad de la lluvia.

Si te han parecido útiles estos consejos, no te pierdas nuestros consejos para conducir con lluvia o nuestros consejos para favorecer el buen estado y el mantenimiento del coche en otoño.