Los sistemas ADAS han supuesto un avance enorme en seguridad, reduciendo el número de accidentes, pero no son aprovechados al máximo.

Según los expertos, los sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) que incorporan los vehículos de última generación no son utilizados de manera consciente, ya que no conocemos sus limitaciones.

Sin duda, las cifras hablan por sí solas, el 80% de los conductores no conocen las limitaciones del sistema de ángulo muerto, el 40% no diferencia entre aviso de colisión delantera y frenado de emergencia, y por último, un 25% confía ciegamente en estos sistemas.

Consejos para aprovechar al máximo los sistemas ADAS

Obviamente, cualquier avance tecnológico, necesita un proceso de comprensión y un uso cívico por parte de las personas para obtener todos sus beneficios. Asimismo, se debe comprender que estas tecnologías están diseñadas para que la conducción sea más segura y ayudar al conductor, no para reemplazarle.

Comprobar el equipamiento de seguridad

A la hora de adquirir un vehículo, debemos centrar nuestra atención en aspectos de seguridad antes que en detalles estéticos o de confort. No obstante, debemos tener en cuenta el equipamiento de serie que incorpora y el opcional.

Hablar con personal especializado o conocedor de dichos

Sin duda, hablar con una persona entendedora de los sistemas ADAS puede ser una ventaja para el usuario. Es preferible que cuestionemos su uso, a que nos quedemos con la duda, por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad debemos asegurarnos de su funcionamiento.

El personal del propio concesionario puede asesorarnos sobre las funciones y limitaciones de los sistemas, hacer una demostración o probarlos a nuestro lado, hasta que lleguemos a una compresión casi perfecta.

Conocer a fondo las prestaciones de nuestro vehículo

En caso de que no podamos acceder a las explicaciones de profesionales o especialistas en estos sistemas siempre nos queda una bala en la recámara, el libro de instrucciones. Este manual nos explicará a fondo todas las funciones de nuestro vehículo, incluido los sistemas.

No confiar nuestra conducción a estos sistemas

Los sistemas ADAS son una asistencia para el conductor, pero no lo reemplazan. No confíe ciegamente en estos sistemas de asistencia dejando el control absoluto de su coche. Por ejemplo, realice siempre comprobaciones visuales.

Por supuesto, no retire los pies de los pedales, aunque su coche mantenga de forma automática la velocidad y la distancia con el automóvil que le precede de forma automática.