El conductor del Tesla circulaba por el medio de la autopista visiblemente ebrio e inconsciente. Cuando fue detenido, le explicó a la policía que el Autopilot estaba activado.

Hace más de un año, los accidentes que sufrían los coches de Tesla solían achacarse a fallos del sistema Autopilot (sistema de conducción autónoma de Tesla). Rara vez se culpaba a los conductores que soltaban deliberadamente las manos del volante, aún siendo sabido por todos que el nivel 3 de conducción autónoma (el que ofrece el Autopilot de Tesla) exige la máxima atención por parte del conductor. Con el tiempo, hemos entendido lo que significa hacer un uso irresponsable de la conducción semiautónoma y cómo evitarlo, pero todavía hay quienes siguen haciendo un uso nefasto del mismo, especialmente la persona de la que vamos a hablar en este artículo.

El fin de semana pasado, la policía de California (EEUU) arrestó al conductor de un Tesla que conducía inconsciente y visiblemente ebrio en medio de la autopista. Según las autoridades, el conductor defendió sus acciones argumentando que el coche iba en piloto automático.

Los resultados del test de alcoholemia demostraron que el conductor doblaba el limite legal de alcohol en sangre para circular por las carreteras de EEUU. Lógicamente, su pobre excusa no evitó que fuese detenido y que su coche fuese remolcado.

Tras el incidente, la policía publicó el siguiente tweet:

No acaba de quedar claro si el piloto automático estaba activado en el momento de la infracción, aunque como os podéis imaginar, la historia no hubiera cambiado demasiado.