A un conductor de un Mustang no le debió sentar bien una multa recibida por conducir a 150 km/h, ya que, acto seguido fue arrestado por rebasar la velocidad, esta vez 230 km/h.

Es cierto que muchas multas que se reciben a diario son totalmente ridículas e injustificables, a veces por una mala regulación en la señalización digna de tiempos prehistóricos, y otras como pasar un semáforo justo en el momento del cambio de color a ámbar y sufrir una penalización, pero, en el caso de hoy, el conductor que protagoniza uno de los episodios más estúpidos de las sanciones tiene delito, nunca mejor dicho.

La mayoría de gente suele dejar de pisarle al acelerador nada más recibir una multa de velocidad, ya que sólo por el palo económico te habrá salido el recorrido bastante caro. Sin embargo, nuestra protagonista de hoy es más desafiante que eso. Una mujer del estado de Nebraska (USA), fue multado por circular a 150 km/h en una zona limitada a 120 km/h, velocidad suficiente para ser multada pero no detenida.

Pero, aquí no acaba la cosa, y es que, tras esto, la mujer salió completamente disparada hasta llegar a alcanzar 230 km/h. En palabras del sheriff local: “Y tanto que se fue, salió pitando hasta que alcanzó los 230 km/h, una velocidad que doblaba el límite permitido”.
El sheriff la persiguió, y tras negativas de la conductora para parar el vehículo finalmente lo hizo, tras esto fue inmediatamente arrestada por conducción temeraria y por ser suponer un riesgo mortal a los demás conductores.

Por si fuera poco, una pequeña cantidad de Cannabis (Marihuana), fue encontrada en su posesión dentro del coche, lo que puede que suponga cargos adicionales en el delito, sobre todo teniendo en cuanta lo severos que son dependiendo del estado en el país americano.

Desconocemos el modelo exacto del Mustang que cometió la infracción, pero teniendo en cuenta que se cronometró la velocidad máxima de 230 km/h, que son 10 km/h más rápidos que el modelo EcoBoost, podemos imaginar que como mínimo se trataba de un Mustang GT. Hablamos de un coche que cuenta con un motor V8 que genera 460 CV y 570 Nm de par.

En definitiva, muy mala resolución por parte de la conductora, la cual suponemos tendría un muy mal día o la sanción le molesto sobremanera, aunque claro todo son suposiciones. Como siempre nos quedamos con el eterno debate de la velocidad, ¿un peligro para los demás o una buena idea en carreteras habilitadas como las alemanas?