Conducir con remolque puede solucionar tanto los problemas por falta de espacio en el maletero del coche como facilitar el transporte de mercancías, caravanas u otros vehículos. Pero hay algunas cosas importantes que deberás tener en cuenta.

Desde las tradicionales bacas hasta los cofres son buenas alternativas para aumentar la capacidad de carga transportada en un coche. Pero también lo es pensar instalar y conducir con remolque

De esta forma, no solo se gana volumen, masa y espacio de carga sino que permite viajar de forma aislada respecto de cualquier elemento que se transporte, favoreciendo el confort y aumentando la seguridad destacando como una de las mejores opciones de transportar el equipaje fuera del maletero

Antes de conducir un coche con remolque, es necesario saber qué tipo elegir, siempre atendiendo a las necesidades que se quieran cubrir. Además es necesario tener en cuenta que la normativa distingue entre dos tipos: el remolque ligero, el que su masa máxima autorizada es de 750 kg o menos, y el remolque no ligero, el que supera ese peso.

Para los ligeros no se necesita un permiso de circulación especial, ni matrícula, ni seguro propio. Para los no ligeros sí se exige tanto permiso específico, como matrícula distintiva, seguro obligatorio independiente y pasar la ITV.

Conducir coche con remolque

El permiso de conducción de remolques ligeros es el B, siempre y cuando el automóvil no supere los 3.500 kg. Si el remolque supera los 750 kg pero el coche se mantiene en menos de 3.500 y, en conjunto, la masa total no excede los 4.250 kg, será necesario el permiso B-96. En el supuesto de remolcar una masa de hasta 3.500 kg y, siempre que el vehículo que lo mueva no supere ese mismo peso, será necesario disponer del permiso B+E.

Instalación de un remolque

Para conducir con un remolque, el vehículo necesita un sistema específico y homologado que permita el acople y conexión entre ambos, es lo que conocemos popularmente como bola de remolque o de enganche, mientras que, el propio remolque, necesita estar homologado y contar con una tarjeta ITV.

Al tratarse de una reforma de importancia, la instalación de un remolque necesita que, en un plazo máximo de 15 días tras su instalación, se realice una inspección técnica tanto del coche al que se le ha instalado la bola de enganche como del remolque que se ha acoplado. Esta revisión tiene que hacerse en una de las estaciones de ITV, de tal forma que se certifique la legalidad de la reforma.

Consejos previos a circular con un remolque

Las comprobaciones rutinarias del mantenimiento del un coche deben trasladarse al remolque, por ejemplo, la legibilidad de la matrícula, el estado de los neumáticos (banda de rodadura, desgaste, presión…), el correcto funcionamiento de las luces, etc.

Relacionado con la iluminación, debe revisarse tanto el sistema de conexión entre vehículo y remolque como el propio de acoplamiento entre ambos.

Conducir coche con remolque

Es necesario saber cuál es el peso máximo homologado del remolque, información que vendrá reflejada en las especificaciones del mismo, sabiendo este dato su conducción será legal y segura.

Además es muy importante la colocación equilibrada de los bultos. Por eso, no se recomienda situar los objetos más pesados en la zona más próxima al automóvil, lo ideal es colocarlos sobre el eje del remolque.

Hay que tener en cuenta el peso de la lanza sobre la bola, demasiado peso cargado delante del eje del remolque levantaría el vehículo de su zona anterior, pudiendo perder la dirección del coche.

Recomendaciones para conducir seguro con un remolque

Al incorporar un elemento externo al coche con un peso considerable, hay que entender que la conducción del vehículo es diferente. Se debe tener en cuenta diferentes factores, por ejemplo, que la ubicación del remolque y su peso aumenta la distancia de frenado entre un 15 y un 20 % por la inercia que genera.

El giro del coche se ve modificado debido a que el propio remolque posee el suyo, por eso conviene ampliar el que habitualmente se trazaría en caso de no transportarlo.

Si de inicio, es previsible usar de forma habitual un remolque, se hace recomendable elegir un coche nuevo que incorpore asistente para la conducción con remolque. Estos funcionan utilizando el control de estabilidad que estabiliza el remolque en caso de necesidad o durante la maniobra de marcha atrás, lo cual le convertiría en uno de los asistentes de conducción más útiles en estos casas, marcas como Audi o Ford cuentan con él.

Conducir coche con remolque

En caso de tener que circular marcha atrás, la ejecución se realizaría al revés que en caso de moverse sin remolque, por contradictorio que parezca. Mención especial a que cuanto más pequeño es el remolque, más difícil es esta maniobra.

Por ello se reduce la velocidad máxima de un coche con remolque en autopistas y autovías a 90 km/h para los remolques ligeros y de 80 para los no ligeros quedando en también 80 km/h en vías convencionales con arcén pavimentado de más de un metro y medio y de 70 en el resto de carreteras interurbanas. En zona urbana se mantiene la máxima genérica de 50 km/h.