En ciertos momentos del año la meteorología se convierte en un factor determinante, por eso, en días como hoy, conducir con niebla debe ser una tarea en la que poner especial atención.

Cualquiera que haya circulado en condiciones de baja visibilidad sabe lo complejo y estresante que puede ser esta actividad, por eso, recibir o repasar algunos consejos para conducir con niebla ayuda a mejorar tanto la respuesta en estos casos como a ganar seguridad si se da la situación.

Consejos para conducir con niebla: la predicción meteorológica

Debería ser parte de una rutina pero no muchos lo hacen. Revisar los partes de información meteorológica que anticipen estos fenómenos atmosféricos ayuda a evitar complicaciones.

Con la predicción de organismos como AEMET es posible prever qué tipo de condiciones meteorológicas nos podremos encontrar en un desplazamiento bien sea corto o largo y planificar mejor la ruta evitando lugares o momentos comprometidos.

Igualmente, a través de los canales habituales, sobre todo las redes sociales, la Dirección General de Tráfico y los medios de comunicación emiten boletines o avisos sobre posibles complicaciones como pudiera ser conducir con niebla.

Recomendaciones para conducir con niebla: la iluminación del vehículo

Respecto del estado del vehículo, se hace imprescindible la revisión de los elementos básicos de seguridad del coche, sobre todo la iluminación exterior. Un consejo para conducir con niebla que debería hacerse aplicable a cualquier situación y momento del año.

Es importante señalar que es tan esencial ver como ser visto, por lo que la adecuación de la iluminación del coche es una prioridad. El accionamiento de las luces antiniebla solo en caso de necesidad y su posterior desactivación es una máxima en días en los que conducir con niebla provoca falta de visibilidad.

Luces conducción nocturna

Conducir con niebla usando las luces largas no solo no mejora la visibilidad sino que provoca que el haz de luz luz se disperse perdiendo eficacia, además de poder provocar el deslumbramiento de un conductor que circulara frontalmente.

La adherencia de los neumáticos al conducir con niebla

Los neumáticos no solo son la estrella de la nueva ITV, sino que resultan ser el nexo entre el vehículo y el asfalto. No hay duda de que la calidad de la rueda resulta vital en caso de un posible riesgo pero también lo es su estado.

La niebla no deja de ser agua vaporizada en suspensión a muy baja altura del suelo por eso, los días en los que este fenómeno se presenta, implica que conducir con niebla sea muy parecido a conducir con lluvia.

La humedad ambiental se fija en el asfalto lo cual reduce el agarre del neumático y aumenta la posibilidad de deslizamiento. Unos neumáticos con una banda de rodadura óptima mejorarán el agarre y la eficacia de la frenada.

La velocidad adecuada para conducir con niebla

También por ello es necesario adecuar la velocidad, independientemente de la máxima permitida, y aumentar en lo posible la distancia de seguridad añandiendo como referencia visual la línea del arcén, o de la calzada, evitando los adelantamientos o movimientos bruscos.

En caso de que el peligro sea mayor, la máxima recomendación o consejo al conducir con niebla es abandonar la calzada en un lugar seguro, detener el vehículo y esperar a que mejoren las condiciones. No se recomienda detenerse en la propia calzada y aún menos sin señalizar la situación ni quedarse en el interior del automóvil.