Si quieres comprar un coche eléctrico de segunda mano debes tener en cuenta una serie de factores. ¿Los conocemos?

Cada vez son más los conductores que ansían comprar un coche eléctrico de segunda mano y es que los fabricantes están subiendo su apuesta para amplificar sus gamas de vehículos electrificados. ¿Podría ser este año 2020 en el que los usuarios empiecen a comprar coches eléctricos de segunda mano?

Como hemos comentado, el interés de los conductores por comprar un coche eléctrico de segunda mano se está viendo incrementado y es que los nuevos modelos ofrecen autonomías mucho más grandes. Además, las ciudades se están preparando para convertirse en lugares con cero emisiones, llegando a penalizar incluso a los automóviles de combustión interna.

Las ventas de coches eléctricos nuevos están creciendo y los valores venales de los coches eléctricos se están empezando a estabilizar y en algunos de los casos se están empezando a revalorizar.

¿Comprar un coche eléctrico de segunda mano?

Algunos expertos en la materia han asegurado que el mercado de coches eléctricos está alcanzando el «punto de inflexión de aceptación». Además, según la guía de valoración, CAP; ha apuntado que los modelos eléctricos más utilitarios como el Peugeot iOn o el Renault ZOE están aumentando su valor mientras que los coches eléctricos que pertenecen a un nivel superior como el Jaguar I-Pace, el Audi e-Tron o el Tesla Model X, siguen cayendo.

La misma fuente ha querido asegurar que «hay un mercado creciente para comprar un coche eléctrico de segunda mano para los desplazamientos urbanos y esperamos ver un aumento de la demanda a medida que se extiendas las zonas de cero emisiones y se lancen nuevos modelos a las calles». «Por otro lado, el alto precios de los nuevos coches eléctricos premium, aún no se ha traducido en que se conviertan en los eléctricos más caros de segunda mano».

Algunos de los coches eléctricos que pueden ser una buena inversión son los que están funcionando bajo las mismas presiones que sus hermanos de combustión. Es el caso del Volkswagen e-Golf o de los Nissan Leaf.

¿Un coche eléctrico de segunda mano?

A la hora de comprar un coche eléctrico se debe tener en cuenta que no llevan aceite ni refrigerante por lo que en primer lugar debe tener en cuenta que las primeras generaciones tienen unas autonomías mucho más bajas que los actuales. En un primer momento puede comparar la capacidad de la batería, puede ser de 22 kWh, de 11 kWh, etc. Cuanto mayor sea ese número, mayor autonomía tendrá el vehículo pero, también tardará más tiempo en estar recargada completamente.

Desde un primer momento hay que preguntar si el vehículo se ha liquidado por completo con el fabricante o se tiene que alquilar la batería. Esto es fundamental ya que el precio de una batería puede ser incluso mayor que el del modelo en cuestión.

Además, también se debe tener en cuenta que las baterías convencionales llegan a perder hasta un 2% de su capacidad cada año pero depende mucho del uso que se le haya podido dar. También es importante fijarse en el indicador de la batería que muestra la capacidad disponible.

También es importante que el modelo cuente con un historial sellado por el servicio técnico oficial ya que estarás seguro de que el vehículo cuenta con todas las actualizaciones del fabricante. Tampoco te puedes olvidar de revisar si el cable de carga está incluido. Los frenos también hay que revisarlos antes de adquirir un coche eléctrico de segunda mano.