Parece obvio que cualquiera puede sentarse en el asiento del conductor pero ¿realmente conocemos la posición correcta para conducir?

En la autoescuela enseñan la teoría y aplican la práctica pero, una vez se dispone del carnet de conducir, la modificación de conductas hace olvidarse de ciertos aprendizajes y la posición ideal para la conducción es una de ellas.

Tanto para conductores noveles como para los que ya tienen experiencia, aquí están nuestras recomendaciones y consejos para encontrar y conducir con la postura más correcta.

Encontrar la distancia ideal

El cuerpo debe situarse a una distancia que, tanto las piernas como los brazos, tengan la capacidad de movimientos plena pero ni demasiado cerca del volante o los pedales ni demasiado lejos.

La forma de comprobar que se encuentra a la distancia propicia entre quien conduce y el pedarlier es probando a pisar el embrague, si al hacerlo la pierna queda ligeramente flexionada se habrá situado a la distancia correcta de las piernas respecto de los pedales.

Para el caso de la distancia ideal respecto del volante, además de que los coches más actuales permiten regular la distancia y altura del propio volante, se recomienda estirar el brazo y situar las muñecas sobre la parte superior del mismo. Si ambas articulaciones se posicionan sobre la vertical del volante, la distancia será la correcta.

Situar el punto central de visión

La banqueta del asiento proporciona una posición más elevada o baja durante la conducción y, por consiguiente, centrar mejor o peor el punto principal de visión de quien conduce.

Para situar la vista en la zona media del parabrisas será necesario graduar la altura y la posición de la cabeza del conductor mediante la regulación de la altura de la butaca.

Inclinar el respaldo

Tanto en la búsqueda de la posición ideal para conducir como por la salud de la espalda, la reclinación del asiento deberá realizarse con una inclinación ligeramente por encima de un ángulo recto.

Una vez encontrada una postura cómoda pero que no incite a la relajación es recomendable repasar la regulación de los puntos anteriores ya que, tanto la distancia entre los brazos y el volante o la posición del punto central de visión pudieran haber variado al inclinar el respaldo.

Colocar el reposacabezas

Uno de los elementos de seguridad pasiva más olvidados es el reposacabezas y su incidencia, tanto para proteger como para acabar resultando un elemento potencialmente peligroso, dependen de la altura a la que esté situado respecto del conductor.

Queda demostrado que la ubicación por debajo de la altura de los ojos del reposacabezas puede provocar lesiones medulares graves, mientras que, colocar el reposacabezas a la altura de la testa, aumenta la protección de los ocupantes, sobre todo, en caso de vuelco.

Además como elemento de seguridad tiene como otra función amortiguar y detener el movimiento de la cabeza en caso de impacto, por ello la nuca debe quedar en paralelo con el reposacabezas, más o menos, en el centro de su superficie.

Regular el volante

En el apartado sobre la distancia ideal desde el asiento del conductor ya hemos hecho mención al volante pero ahora nos centraremos en la inclinación del propio volante.

Una vez se sujeta el volante con las manos situadas en una posición equivalente a las manecillas de un reloj analógico a las «10:10» , los codos deben quedar ligeramente flexionados y formando un ángulo recto, es decir, de 90 grados, o con la forma de la esquina de una hoja de papel.

Para comprobar que la inclinación es correcta, antes de iniciar la marcha, se simularán movimientos con las manos deslizándolas sobre el volante y comprobando que no se golpea con ningún otro elemento, como pudieran ser las propias piernas, ni tampoco que interfieran en el campo de visión.

Otras recomendaciones para conducir correctamente

El manejo del volante

Ya que tratamos del manejo del volante, además de la colocación de las manos en la citada posición de las «10:10» en un reloj, la presión para sujetarlo debe ser moderada: la tensión que produce agarrar con fuerza el volante puede ser contraproducente como también lo puede ser sujetar sin consistencia el mismo.

El volante debe ser controlado con una fuerza óptima durante la conducción y que, al a vez, permita sujetarlo con firmeza en caso de una maniobra rápida o evasiva.

Con la distancia, altura e inclinación de la butaca del conductor optimizadas, antes de emprender la marcha, es el momento de ajusta la visión respecto de los retrovisores.

La regulación de los espejos

Con la distancia, altura e inclinación de la butaca del conductor optimizadas, antes de emprender la marcha, es el momento de ajusta la visión respecto de los retrovisores.

El calzado y la ropa durante la conducción

Además de que pudiera ser motivo de multa, el uso de calzado adecuado y que potencie la sensibilidad y el contacto entre el pie y el pedal mediante una suela antideslizante, es esencial para garantizar una conducción placentera y segura.

Como también el tipo de ropa con el que se conduce, además de reducir la eficacia del cinturón de seguridad, conducir con exceso de ropa, prendas ceñidas o que impidan una movilidad adecuada puede ser un elemento de riesgo en la conducción.

También el uso de prendas que resulten incómodas o que pudieran enrollarse o interferir en la conducción pueden llegar a ser peligrosos.