Algo muy frecuente en los viajes de verano es que el coche se te llene de estos incómodos insectos. Si quieres saber cómo quitar los mosquitos del coche, no dudes en seguir leyendo.

Durante el verano, las altas temperaturas provocan que los mosquitos salgan a la calle. Aparte de animar nuestras noches haciéndonos dar más palmas que el coro de “El Cigala”, son especialistas en dejar el frontal de nuestro coche de camuflaje. Cuando terminamos un viaje y vemos el cementerio de mosquitos incrustado en toda la parte delantera, la pregunta es muy clara: ¿Cómo quito los mosquitos? 

Hay varias maneras de hacerlo, pudiendo hacerlo en seco o en mojado o, en su defecto, hacerlo en el propio viaje con el limpiaparabrisas. Este último método es el menos eficaz, puesto que aunque vacíes el depósito de agua, lo único que conseguirás es restregar aún más el estropicio. Por lo tanto, lo mejor es esperar a completar el viaje (no te pierdas nuestros consejos para circular en autovía y en autopista) y, sin dejar demasiado tiempo, limpiar la zona perjudicada, puesto que cuanto más tardemos más nos costara quitar los restos.

Lavado a presión o túnel de lavado son buenos sitios para quitar los mosquitos del coche

Una de las opciones a las que más frecuentemente recurrimos es ir a la gasolinera más cercana y utilizar las pistolas de lavado a presión. En caso de que esta sea la opción escogida, debemos comprobar si hay el típico cepillo para quitar la primera capa superficial. Con estos, es importante frotar bien en las zonas más afectadas, que suelen ser el paragolpes delantero, la luna y los retrovisores.

Te recomendamos empezar por el limpiaparabrisas, puesto que es la zona en la que necesitamos tener más visibilidad y si esperamos al final, podemos restregar la suciedad que hemos quitado de las otras zonas en el cristal. Cerciórate de que se han quitado los mosquitos antes de dejar el cepillo, puesto que la pistola a presión no despega los mosquitos bien.

Una vez que hayas hecho esto, utiliza la pistola de agua en el programa de agua caliente para eliminar los restos de mosquitos que queden. Debes hacer movimientos uniformes y cerca del área en la que te quieras centrar. Sin embargo, ten cuidado, puesto que te acercas demasiado, puede que dañes la pintura.

Si eres de los perezosos que prefiere meter el coche en el túnel de lavado, no te aseguramos que los mosquitos se vayan a quitar al completo. Además, gastamos más dinero de lo que solemos hacer en un lavado a presión, teniendo en cuenta también que los grandes rodillos de estas máquinas tienden a hacer pequeños rayones en la pintura.

Utiliza los sprays y productos específicos

Sin embargo, una situación muy habitual es verano es que hayas estado una hora lavando el coche y sólo en el trayecto de la gasolinera a casa una manada de mosquitos haya decidido terminar su vida contra nuestro coche. Por lo tanto, volver a limpiar el coche al completo es una tontería.

Para estas situaciones tan irritantes existen algunos productos específicos que pueden aplicarse en seco y nos pueden solucionar la papeleta. Estos suelen venir en formato líquido o en forma de aerosol y sus precios pueden oscilar en función de su calidad.

Este tipo de productos se aplican directamente en la zona donde estén pegados los mosquitos. Una vez que hayamos rociado la zona manchada, debemos esperar unos minutos a que actúen, por lo que es importante leer las instrucciones para saber cuánto debemos esperar.

Estos reblandecen los mosquitos e insectos, por lo que una vez que haya hecho efecto, tenemos que retirar el producto con una balleta o incluso con un manguerazo. Estos productos son mucho más efectivos normalmente que el lavado a presión, aunque es cierto que es raro llevarlos en el coche.

Acuérdate de los cubos y escobas de las gasolineras

En caso de que hayamos atravesado una zona normalmente con campo alrededor, es muy frecuente que ya llevemos el coche “como un mapa” y todavía nos queden unos kilómetros para llegar al ansiado destino. En este caso, no merece la pena limpiar el coche, puesto que en el trayecto que nos queda seguramente vuelva a ponerse igual.

Continuar el viaje sin hacer nada puede ser peligroso, puesto que los mosquitos pueden tapar nuestro campo de visión a través de la luna delantera o restar eficacia a los faros. Por ello, la mayoría de gasolineras cuenta con cubos y escobas para frotar la luna y los faros.

No te engañes, el resultado no va a ser perfecto, puesto que el agua normalmente suele estar muy sucia, pero nos hará el apaño para poder ver correctamente. No te preocupes si quedan “churretes”, ya lo limpiarás cuando llegues a tu destino, puesto que en el viaje lo importante es la seguridad.

Si te ha interesado el tema y quieres profundizar en él, no te pierdas los consejos para mantener relucientes los cristales de tu coche de nuestra página hermana, Highmotor.