Los cristales del coche son la lente por la que vemos cuando conducimos, por lo que limpiar los cristales a menudo se convierte en una obligación. Te explicamos cómo hacerlo.

Verano es una estación muy delicada para nuestro coche, puesto que las altas temperaturas que llegan a marcar los termómetros hacen que haya que cuidar al máximo el mantenimiento de nuestro coche. Además, debemos hacer especial hincapié en todos aquellos elementos que pueden afectar directamente a la seguridad al volante.

Por lo tanto, deteniéndonos en esto, el parabrisas es uno de los elementos en el que jamás nos fijamos aunque tenemos que cuidar su limpieza y su resistencia. Por lo tanto, en Top10motor os vamos a dar algunos consejos sobre cómo limpiar los cristales del coche:

Para limpiar los cristales del coche, no siempre vale con los limpiaparabrisas

El 90% de la información que recibimos cuando vamos al volante nos entra por los ojos, por lo que el parabrisas debe estar siempre limpio para dejarnos una visión nítida de lo que tenemos delante.

Además, la mayoría de coches de última generación cuentan con las cámaras para que sus ADAS funcionen de manera correcta, por lo que si se tapan bajo la suciedad, su funcionamiento puede ser erróneo. El verano es el momento en el que más se ensucian debido al polvo o a los insectos.

Por lo tanto, es muy importante llevar siempre el nivel adecuado de líquido limpiaparabrisas. Sin embargo, en caso de que tengamos todo el cristal lleno de restos de insectos, los chorros del limpiaparabrisas no nos servirán de mucha ayuda. Por lo tanto, lee nuestro reportaje sobre cómo quitar los mosquitos del coche para saber cómo hacerlo de manera correcta.

Por otra parte, muchas veces creemos que el típico chaparrón veraniego nos va a limpiar el coche y, por ende, el parabrisas. Sin embargo, la mayoría de veces pasa todo lo contrario, y es que este se ensucia más todavía.

Si queremos limpiarlo de manera correcta, algo efectivo es humedecer una toalla con agua y jabón o con limpiacristales doméstico y dejar que este actúe durante la noche. En caso de que hayas dejado el coche debajo de un árbol y una tribu de palomas haya hecho de las suyas sobre el parabrisas de tu coche, es recomendable utilizar bicarbonato de sodio en un paño de microfibra.

La tierra y el polvo son enemigos de los cristales del coche

La sequedad del ambiente en verano también hace que en verano haya más polvo y arena suspendido en el aire. Las grietas que hay en el asfalto también se dilatan, por lo que el polvo que hay en ellas se levanta con cada coche que pasa sobre ellas. Además, si dejas el coche en la playa, lo más normal es que cuando vuelvas a por él sea un castillo de arena con ruedas.

En estas situaciones, lo último que debemos hacer es activar los limpiaparabrisas, puesto que aparte de generar barro, podemos rallar la luna del coche. Por lo tanto, la solución ideal en este caso es llevar una botella de agua en el maletero para limpiarlo antes de emprender la marcha.

Las altas temperaturas y los cambios de temperatura también provocan que el verano sea el momento del año en el que más parabrisas se rompen. Si tenemos un pequeño “chinazo” al que no damos importancia, puede convertirse en irreparable en caso de que tengamos un impacto. En caso de que llegues a este punto de no retorno, tendrás que llevar el coche a un taller especializado en reparaciones de lunas como Carglass.

Por lo tanto, esperamos haberte ayudado con estos consejos sobre cómo mantener limpios los cristales del coche y, que si no lo haces ya, se convierta en uno de los puntos que revises de manera periódica. Si quieres ampliar en este tema, no te pierdas los consjeos sobre cómo proteger tu coche y el parabrisas de la lluvia de nuestros compañeros de Highmotor.

Información relacionada: