El verano es una estación de temperaturas extremas, por lo que es importante saber cómo bajar la temperatura del coche en caso de que lo aparquemos al sol.

El verano es una gran estación para todos: buen tiempo, sol a raudales, piscina, playa… Sin embargo, todo lo que disfrutamos nosotros lo sufre nuestro coche, y es que mientras nosotros estamos degustando un mojito en la tumbona mientras nos bronceamos, nuestro coche nos espera bajo un sol de justicia. Por ello, no te pierdas nuestro reportaje sobre los problemas más habituales de los coches en verano.

Por lo tanto, algo muy habitual durante estos meses es que cuando volvamos a montarnos en el coche para volver a casa, la sensación al abrir la puerta es similar a la meternos en una sauna. Las temperaturas en el habitáculo alcanzan cifras muy altas, por lo que montarnos en él puede llegar a ser insoportable.

Además, montar en un coche en el que las temperaturas son extremadamente cálidas puede afectar a nuestra seguridad y, sobre todo, la de los colectivos más vulnerables como los “peques” de la casa o las personas mayores. Es importante intentar reducir los grados antes de montarnos en el coche, por lo que os vamos a dar unos cuantos consejos para bajar la temperatura del coche si ha estado aparcado al sol.

¿Cómo bajar la temperatura del coche?

Hay varios métodos para que nuestro coche no se convierta en una sucursal del infierno. Podemos poner remedios antes de irnos y, una vez que volvamos al mismo, puedes tratar de reducir la temperatura con otras técnicas muy sencillas.

Además, llevarlas a la práctica no sólo lo agradeceremos nosotros, sino que también será muy bien recibido por nuestro coche. Si nos montamos en un coche que tiene su interior a 55 grados, el motor tendrá que trabajar para que con el sistema de climatización, se rebaje este clima a uno soportable. Si como punto de partida le damos un ambiente más moderado, el motor tendrá menos trabajo y nos lo agradecerá. Además, puede que tengamos que pasar antes por la gasolinera, puesto que el coche consume más con el aire acondicionado puesto.

Por lo tanto, vamos a pasar a daros nuestros consejos:

Aparca el coche a la sombra

Esto es algo obvio aunque no siempre es posible. Si localizáis un sitio bajo un árbol que de la sombra, no dudes en aparcar tu coche ahí aunque esté más lejos que los que están bajo el sol. De esta manera, lograrás que el habitáculo del coche no llegue a temperaturas tan extremas. Además, evitarás que la pintura del coche no sufra al recibir el impacto directo de los rayos del sol.

Pon un parasol

Si eres de los escépticos que creen que el típico parasol de 5 euros que compras en los chinos no sirve para nada, te aseguramos que sí hace muy bien su función. Si no te lo crees, no te pierdas el vídeo de nuestros compañeros de Paella Motor, que con termómetro en mano, comprobaron que las temperaturas pueden ser de hasta 20 grados menos. En caso de poner uno, te recomendamos que sea un parasol con cobertura metálica, puesto que los de cartón no absorben el calor de la misma manera.

Abanica el interior

Una vez que has llegado al coche y el aire que ha salido de dentro te ha derretido las cejas, conviene que utilices la táctica del abanico. Tranquilo, no te pongas el traje de flamenca porque no tiene nada que ver con los abanicos de Lola Flores. Para hacerla, debes abrir la puerta del copiloto y con la del conductor, abras y cierres varias veces con el fin de expulsar el aire caliente que hay dentro del coche e introducir el de la calle.

Usa la recirculación del aire del climatizador

La recirculación del climatizador es ese botón desconocido para muchos: esa tecla con flechas formando un círculo no es el “modo rotonda”, sino que es la de la recirculación del habitáculo en el coche. Cuando activamos esta función, el climatizador se ocupa de enfriar el aire que ya hay en el habitáculo, por lo que la temperatura del habitáculo se rebaja mucho más rápidamente.

Además, esta función es muy útil en caso de que entremos en un túnel o pasemos por algún sitio en el que huela mal, puesto que recicla el aire que hay dentro del coche y no coge el de fuera, por lo que no entrará al interior los malos olores.

Lleva siempre agua o bebidas refrescantes

No podemos dejarle al coche toda la responsabilidad de mantenernos a una temperatura correcta. Por ello, tenemos que ocupemos de tener siempre una botella con agua fría o algún refresco, puesto que es una de las maneras más efectivas de hidratarnos y evitar los temidos golpes de calor.

Esperamos haberte ayudado con estos consejos sobre cómo bajar la temperatura del coche. Si quieres informarte más sobre cómo hacer viajes en verano, no te pierdas nuestro reportaje para viajar con niños en verano.