La globalización trae consigo consecuencias. Una de las más evidentes son los nombres. La diferencia entre idiomas, a veces, crea auténticos engendros…

La globalización es en muchas ocasiones, un problema. La variedad entre idiomas nos enriquece culturalmente, aporta a nuestra historia y nos hace crecer como especie. Sin embargo, y como solía decir Murphy, si algo puede pasar, por improbable que sea, acabará sucediendo…

Sin ir más lejos, la famosa compañía de móviles, Nokia, sacó al mercado un modelo al mercado llamado Lumia. Traducido, este nombre significa, Furcia. Es decir, que si te preguntan qué móvil tienes, tendrías que responder, tengo el Nokia Furcia. Menos mal que con Lumia nadie se entera…

El tema de los nombres de vehículos no pasa desapercibido, y no son pocos los casos en las que los distintos constructores, quizás por culpa de un departamento deficiente o por desinterés, han introducido, en este caso, a nuestro mercado hispano hablante, modelos con nombres muy feos, y también, ofensivos.

Relájate y tómatelo con sentido del humor porque a continuación te presentamos los 10 coches con los nombres más raros, feos y ofensivos de la historia:

Una colección de nombres ridículos

  • Mitsubishi Pajero: Empezamos la lista con uno de los modelos con el nombre más feo por excelencia. El Mitsubishi Pajero provenía del país del sol naciente y hacerte con uno sería motivo de risas y burlas de todo tu entorno social. Gracias a dios se acabo cambiando el nombre a Montero… por motivos más que evidentes.
  • Seat Málaga: el problema con este modelo es que se vendía fuera de nuestras fronteras, y en Grecia tuvo que llamarse Seat Gredos. En este país Malaga se parece demasiado a malaka, el cual, es un término también parecido a pajero…
  • Opel Cascada: aquí es la mente pervertida de cada uno la que puede darse cuenta del problema. Si has pensado de primera mundo en el otro significado de la palabra, quizás tengas un problema, jajaja. En vez de referirse a la Cascada de agua, la gente lo asociaba con, bueno… ya sabéis qué…
  • Nissan Moco: este más que ofensivo es gracioso. Los japoneses parecen ser únicos en clavarlo con las palabras más grotescas de nuestro idioma. Suponemos que deben sonar muy «cool» con su pronunciación. Este pequeñín se llamaba moco, y puede hacer referencia a la babilla de nuestras fosas nasales o a la típica expresión española de «ir super moco». Ambas horribles…
  • Ford Corrida: a diferencia de Cascada, corrida es mucho más fácil de pervertir, al ser el término mayoritariamente utilizado para referirse a una eyaculación. Las Corridas de toros cada día pasan más a un segundo plano así que no es de extrañar que el constructor americano tuvo que rectificar este bochornoso nombre…
  • Mazda Laputa: la verdad es que no puedo parar de reirme con este nombre. No hace falta ninguna explicación, pero imaginar a un japonés pronunciándolo con orgullo me provoca muchas carcajadas. Afortunadamente el modelo nunca llegó a España, aunque conociéndonos, seguro que no se hubiera vendido mal, solo por la gracia…
  • Kia Borrego: otro más que añadir a la colección. Su nombre hace referencia a un pobre animal, que lamentablemente se asocia en nuestra cultura como alguien sin iniciativa, que sigue las ideas de los demás sin imaginación, o que sencillamente, es tonto…
  • Toyota MR2: en Francia se tuvo que quitar el número 2 de su nombre, ya que al pronunciarlo era como decir «Mierdeux», es decir, «Toyota de mierda». Sinceramente, no creemos que esto le guste a nadie… jajaja
  • Audi Q3: este es algo rebuscado, pero cambiando la entonación, al final te sale, Audi cutres…
  • Opel Ascona: en Portugal se cambió el nombre a 1604, porque  traducido en portugués significaba Opel Loscoño…
  • Lancia Marica: este tiene especial gracia, porque puedes hacer jueguecitos con tus amigos del tipo, «¡eh tío, ve a por el Lancia, Marica!». En consecuencia a su posible respuesta defensiva, podrías argumentar que en realidad así se llama el coche oficialmente…
  • Honda Fitta: en Suecia nunca llegó al mercado con ese nombre, ya que literalmente significaba… «Honda Chochito». Por si fuera poco tenía el slogan «más pequeño por fuera, más grande por dentro, mejor en todos los aspectos». Como veis la ley de Murphy tiene toda la razón… 🙂

Como habréis podido comprobar, no han sido pocos los casos de coches con un nombre deplorable, ofensivo y gracioso, y estamos seguros, no serán los últimos…