Parte de la colección de coches de Paul Walker puestos a la venta supera varios cientos de miles de dólares

El mito de Paul Walker parece haber superado ampliamente al icono que fue en vida. El malogrado actor, fallecido en un accidente de tráfico en el que perdió la vida circulando en un Porsche Carrera GT el 30 de noviembre e 2013, sigue generando tanta actualidad como su legado, negocio.

En este caso, la casa de subasta de coches Barret-Jackson puso a la venta un paquete de 21 vehículos de Paul Walker. Estos automóviles se ofrecieron al mejor postor desde el pasado 11 hasta este domingo 19 de enero en la cita de Scottsdale.

En el siguiente vídeo se reocgía la muestra de los vehículos que fueron puestos a la venta donde, sin duda, el grupo más singular es la colección de BMW integrada por 7 unidades.

Paul Walker y su devoción por los BMW M3

Parece que, desde el estreno de la película The Fast and the Furious, es más fácil asociar la figura de Paul Waler a los vehículos japoneses que a los de cualquier otra nacionalidad pero, lejos del personaje, la afición del actor por los coches, independientemente de su origen, se demuestra con un lote de coches alemanes donde diferentes versiones de diferentes generaciones de BMW Serie 3 M han sido los protagonistas.

Así, dentro de los coches de Paul Walker subastados, algunos han alcanzado cantidades estratosféricas. Así, el coche vendido por un mayor precio ha sido el BMW M3 E36 Lightweight de 1995 con número de bastidor WBSBF9322SEH08048 de 1995 por 385.000 dólares, seguido de otro M3 E36 ‘aligerado’ por 258.500, otro por 242.000 y, a continuación, tres coches vendidos por 220.000 dólares: otros dos BMW M3 E36 Lightweight también de 1995 y un BMW M3 E30.

El Nissan R32 Skyline, con el codiciado bloque RB26DETT de 6 cilindros en línea y 2.568 centímetros cúbicos de volumen, asociado a un sistema de doble turbo alcanzó, los 100.100 dólares, mientras que el cinematográfico Nissan 370Z que apareció en la quinta cinta de la saga de Fast and the Furious, Fast Five supero el precio de su compatriota marcando un precio de 105.600 euros.

Los coches más baratos

Entre los coches más económicos puestos a la venta, los fans de Paul Walker pudieron pujar y adquirir automóviles por precios más comedidos. Así fue el caso del Ford F-250 Pick-Up por 19.800 dólares, el Chevrolet Nova Wagon de 1963 por 18.700 o el Toyota Tundra Pick-Up por 16.500 dólares.

Fotografías: Barret-Jackson Collector Car Auctions