Citroën renueva el E-Mehari con cambios en el interior, más equipamiento de seguridad y confort y una versión con techo duro.

El Citroën E-Mehari nació como un coche eléctrico descapotable a finales de 2015, recuperando el espíritu del icónico Citroën Mehari original. Pero por planteamiento y por precio, hasta ahora se ha encasillado como auténtico coche de capricho para una utilización muy restringida, o como coche eléctrico de alquiler para zonas de playa.

citroen-e-mehari

Ahora, Citroën quiere otorgar al nuevo E-Mehari 2018 un carácter más polivalente y ampliar su radio de acción, al renovar por completo su interior añadiendo más equipamiento y con la llegada de una versión Hard Top con techo rígido.

En el habitáculo, el nuevo salpicadero cuenta con un diseño mucho más funcional y que recuerda a otros modelos de la marca. Por decirlo de alguna manera, ahora parece más coche, y menos “juguete”. Son nuevos los asientos y el volante, y ahora hay más huecos para dejar objetos. También se ha trabajado para mejorar el acceso a las dos plazas traseras con un nuevo sistema Easy Entry de abatimiento de los asientos delanteros. Entre los nuevos equipamientos disponibles, llegan al E-Mehari 2018 los cuatro airbags, el control de presión de los neumáticos, las luces largas automáticas..

citroen-e-mehari

Exteriormente también hay ligeras modificaciones, que afectan a los pasos de rueda ensanchados, nuevas llantas o protecciones pintadas del color de la carrocería. Pero la novedad más interesante es la versión Hard Top, que permite utilizar el E-Mehari independientemente de la climatología. Citroën ofrece para el E-Mehari hasta 4 colores de carrocería, que pueden combinarse con dos tonos en el caso de optar por el techo flexible, y un único acabado en color negro brillante para el Hard Top, que integra las ventanillas delanteras y unos cristales traseros, así como la luneta posterior de cristal y el cierre centralizado.

citroen-e-mehari

No hay cambios en el sistema de propulsión. Citroën sigue recurriendo para el E-Mehari a un motor eléctrico de 50 Kw de potencia, alimentado por unas baterías de litio que proporcionan una autonomía máxima de unos 195 km si los desplazamientos se realizan por vías urbanas.  Esta cifra se reduce significativamente –casi a la mitad– si se utiliza el E-Mehari para recorrer kilómetros por vías rápidas, donde su velocidad máxima está limitada a 110 km/h. El tiempo de recarga de las baterías es de algo más de 16 horas si se utiliza un enchufe doméstico. Puede rebajarse a 10 horas en estaciones de carga públicas de 16 amperios.