En el centenario de la marca de los chevrones, el Citroën 19_19 Concept es la manera que los galos muestran su interpretación del futuro

Citroën está de aniversario, un centenario que no se puede dejar pasar ya que, en plena transición tecnológica en la industria de la automoción, uno de los referentes en la automoción francesa de repercusión internacional debe enseñar lo que fue, es y será capaz de mostrar al mundo.

Y es que Citroën siempre se ha caracterizado por trabajar unos diseños de vanguardia, incluso, tecnológicamente muy avanzados. Algunas veces aceptados, otros incomprendidos pero nunca indiferentes.

Por eso el soberbio prototipo llamado Citroën 19_19 Concept pasa por ser un aviso a navegantes sobre por dónde y cómo circularán los coches del futuro con el emblema de los chevrones en su parrilla frontal.

El futuro según Citroën

Un vehículo este Citroën 19_19 Concept que, lejos de ser un prototipo más avanza soluciones como la movilidad total y libre para sus ocupantes ya que ofrece cuenta con una gestión de la conducción pilotada inteligente con tecnologías de conducción autónoma y una capacidad off-road asociada a una suspensión con amortiguadores progresivos hidráulicos y un habitáculo digno de ser el lugar del que no querer salir, ni por ocio ni por trabajo.

Y es que, con un interior diseñado alrededor de las butacas delanteras individuales y un entorno minimalista pero de máximo confort, los pasajeros solo tendrían que preocuparse por indicar al sistema de inteligencia artificial que gestiona la actividad dentro y del prototipo eléctrico.

Porque, como no podía ser de otra forma Citroën avanza un futuro donde los vehículos, además de ser autónomos, serán eléctricos. Por eso el Citroën 19_19 Concept anuncia hasta 800 kilómetros de autonomía.

Energéticamente ilimitado

Aún así, como prototipo que es, disfruta de un sistema de recargar a distancia o por inducción, tanto en parado como en movimiento, siempre que las infraestructuras por las que circula lo permitan lo que permitiría entonces una capacidad de movimiento, casi ilimitado o solo dependiente de las infraestructuras que así lo permitieran.

De hecho, en cuanto a su motricidad, este vehículo acristalado toma elementos propios de la aeronáutica para su forma y su estructura, como la burbuja de su carrocería suspendida sobre unas enormes ruedas, cuyos neumáticos han sido específicamente fabricados por Goodyear y que permiten abordar cualquier terreno, un concepto de todocamino o SUV similar al que presentó el espectacular prototipo GFG Kangaroo durante el pasado Salón de Ginebra.

Citroën y Goodyear unen fuerzas en este prototipo

Pero si importante es el trabajo de Citroën, la colaboración con el fabricante de ruedas hace de este vehículo una colaboración experimental que abre las puertas a un futuro aún por experimentar para la mayoría de los usuarios de coches actuales.

Por ejemplo, los neumáticos Goodyear del Citroën 19_19 Concept son predictivos e inteligentes ya que analizan la carretera y en entorno meteorológico mediante un conjunto de sensores que, a la vez, transmiten información al prototipo, de tal forma que el vehículo, en modo de conducción autónomo óptimo modifica y adecúa la velocidad, la frenada, el comportamiento dinámico y la estabilidad a la situación de la conducción.

Pero es más, estas ruedas y el propio habitáculo están diseñados para aislar a sus ocupantes del ruido exterior, lo cual aumenta la sensación de independencia respecto del entorno y potencia la relación entre las personas que usen y disfruten de este o de los coches del futuro que pudiera avanzar este prototipo de Citroën, una propuesta que bien recuerda más a un vehículo de exploración espacial pero que esperamos no quede solo como muestra de exposición como ocurrió con otros concept cars que debieron llevarse a producción y que, finalmente, nunca fueron construidos.