Los creadores de este video demuestran que meter un Mazda MX-5 debajo de un camión es posible. Sólo hay que rebajar las suspensiones de tu “Miata” y ver la película Fast and Furious un par de veces.