2020 servirá como año de salida para que Cataluña empiece a cobrar el impuesto CO2 a más de 3,6 millones de vehículos. Los 80 millones que se esperan recaudar, se destinarán a un fondo climático y de patrimonio natural.

El nuevo impuesto al CO2 se hará efectivo en el año 2020 por el gobierno de Cataluña. Este impuesto afectará a 3,6 millones de vehículos, algunos tales como coches, furgonetas y motos entre otros.

Es el primer impuesto de esta clase en España, aunque, en 2017 la Generalitat de Cataluña lo aprobó y, por distintos motivos, no se llegó a aplicar. Este pasado verano, sin embargo, se aprobó la ley del Cambio Climático y con esta, vino la integración de esta nueva tasa.

Esta iniciativa nos recuerda también a los planes de restringir la circulación en Madrid Centro para bajar los niveles de contaminación…

El Gobierno español ha recurrido esta incorporación ante el Tribunal Constitucional, sin embargo, fue este último el que ha dictaminado la total constitucionalidad del impuesto en una sentencia firme.

Al parecer, la incorporación del tributo se efectuará con la modificación de la Ley del Cambio Climático, es decir, estará aprobada en las próximas semanas…

El impuesto da comienzo el día 31 de diciembre de cada año, sin embargo, no se cobrará hasta noviembre del año siguiente. La recaudación es anual,es decir, únicamente tendrá lugar una vez al año.

El próximo mes Noviembre de 2020, se estima una recaudación total que alcanzará unos 40 millones de euros el primer año, y nada menos que 80 millones al siguiente.

Los fondos obtenidos se destinarán a luchar contra la emergencia climática y otro para preservar el patrimonio natural. Al menos parece que estos impuestos resultarán de utilidad, y contribuirán a aportar soluciones a algo tan controvertido como es el Cambio Climático hoy en día.

Por otro lado, el ejecutivo ha afinado un impuesto que será progresivo, es decir, quien más contamine más pagará, y por supuesto, tiene una notable complejidad técnica. Sin ir más lejos, el impuesto grava los gramos de CO2 por kilómetro que emite cada vehículo, un dato que antes no se contabilizaba en los datos de coches nuevos.

Este año los vehículos que generen una tasa a partir de los 120 gramos de CO2 empezarán a pagar la tasa. De esta forma se pagarán 11 euros de 120 a 140 gramos y 32 euros si se llega a superar la tasa de 170 gramos por emisiones por kilómetro. Los vehículos más afectados por este impuesto serán los de gasolina, que son al fin y al cabo los que más CO2 producen…

Como siempre un nuevo impuesto viene acompañado de polémica, y así lo han hecho saber las patronales del motor, las cuales han mostrado su completo rechazo hacia el mismo. Sólo el tiempo dirá la efectividad y futura aceptación de este impuesto…