M FOTO ©MIGUEL BERROCAL

Cuando el alcohol o las drogas aparecen en las autopsias de 1 de cada 4 fallecidos en carretera la máxima está clara: al volante, tolerancia cero

Los estudios lo muestran y los accidentes lo demuestran: según las estadísticas que maneja el Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO) casi un 25% de los fallecidos en carretera en Europa tienen en el alcohol un condicionante para tal fatal desenlace.

Para evitar repetir o incrementar estas devastadoras estadísticas la Dirección General de Tráfico pone en marcha, una vez más, una campaña de control de alcoholemia y drogas que estará vigente entre este lunes 3 de junio y hasta el viernes 9.

25.000 test de alcoholemia y drogas

La DGT, por medio de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y, en colaboración con distintos cuerpos autonómicos y locales, pondrán en marcha una campaña de vigilancia, detección y denuncia de quienes pongan en riesgo la vida propia y ajena conduciendo bajo los efectos del alcohol, en tasas por encima de las permitidas, o drogas.

En total, hasta 200.000 personas serán sometidas al control y determinación de su influencia o no, en la conducción, bajo los efectos de sustancias no permitidas, de los cuales, hasta 25.000 serán sometidos a la realización del obligatorio test de alcoholemia o drogas.

Casos como el que recientemente hemos recogido donde el conductor de un cuatriciclo superaba hasta en 5 veces el máximo permitido son un ejemplo de que el desprecio por la seguridad vial llega a cotas insospechadas.

Por eso, los agentes de la Guardia Civil y resto de policías que participan pondrán en marcha un dispositivo durante esta primera semana de junio para identificar y denunciar a quienes cometan un delito contra la seguridad vial, tipificado como tal, cuyas sanciones, además de estar entre las multas que más puntos restan, pueden llevar a la pena de cárcel.

En 2018 la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizó más de 5 millones de test de alcohol y drogas. De estos hasta 95.000 fueron positivos lo que resulta una cantidad escandalosa por la repercusión que esta actitud al volante podría conllevar.

Ya, en 2017, la Fiscalía de Seguridad Vial, tipificó el 62% de las condenas por delitos viales por denuncias por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Las consecuencias de conducir borracho o drogado

La trascendencia de conducir borracho o drogado supera el hecho de ser una conducta sancionable por la vía incluso penal.

Para aumentar la repercusión de esta campaña de control de alcohol y drogas en junio de 2019 de los conductores, la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM) apoyará la acción de los agentes de tráfico con la presencia de voluntarios de esta asociación que, de forma directa, sufrieron las consecuencias y secuelas de los accidentes de tráfico.