Finalmente, no habrá un SUV de Bugatti, al menos, no de forma inmediata

Parece ser que donde dije digo, digo que Stephen Winkelmann asegura que la firma que dirige desde comienzos de 2018, Bugatti, no fabricará un SUV.

La afirmación choca frontalmente con el viejo rumor que circula desde hace años, sobre todo por el plaza pública más grande jamás conocido. En internet, en foros especializados, supuestos clientes, periodistas y ‘fuentes cercanas’ a la firma aseguraban que la llegada de un SUV de Bugatti era más que una realidad.

También hay que hacer justicia con el propio Winkelmann ya que, la rumorología disparó la idea de un SUV de Bugatti previamente a su llegada. Fue posteriormente cuando, el alemán declaró ya siendo responsable máximo de la marca, que habría proyectos sorprendentes dentro de la gama de Bugatti, pero sin desmentir ni afirmar nada sobre un todocamino.

Las marcas más exclusivas, a favor o en contra de los SUV

Y es que, en el controvertido tema de la idoneidad de introducir SUV en gamas de altas prestaciones vinculadas al lujo, los fabricantes se posicionan a favor o en contra.

Marcas como Porsche con su Cayenne, sentaron precendentes. Posteriormente, otras se subieron al carro de la moda SUV, como fueron Maserati con su Levante, y, más pronto que tarde, veremos con nuestros propios ojos el modelo más sangrante jamás construido por la marca del cavallino, el SUV de Ferrari.

Algunas marcas alegan que los SUV, los Sport Utility Vehicle, entran sin necesidad de calzador en sus catálogos, como el pie de Cenicienta en sus bonitos zapatos de cristal. La realidad es que ahora la moda SUV es lucrativa.

Lo saben las marcas como Lamborghini que, tras el batacazo económico que supuso aquel monstruoso LM002 de mediados de los años 80 del pasado siglo, desde el año pasado ha vuelto a incorporar a su catálogo el Lamborghini Urus, un SUV con prestaciones de infarto para una clientela a la que sus deportivos más ‘tradicionales’ no resultan tan atractivos o útiles como un todocamino.

Fabricantes con principios

Y es que, en este caso, ha sido el mismo Stephen Winkelmann el que ha declarado que no ve cabida en la actual oferta de Bugatti. Una marca que no necesita vehículos de acceso ni andarse con medias tintas, por eso y porque «No habrá un SUV de Bugatti. Un SUV no haría justicia ni a la marca ni a su historia» declaró el CEO de Bugatti.

Los clientes de la marca, parece ser que no necesitan un SUV de Bugatti. Ni tampoco la propia firma necesita un SUV entre sus modelos a la venta.

Algo similar a lo que recientemente hemos conocido de otro fabricante de sueños rodantes. Ya que, según ha manifestado su jefe de diseño, McLaren no fabricará un SUV. Los motivos son similares a los expuestos por Bugatti.

Tanto el constructor británico como el francés, no entienden cómo podrían adaptar la filosofía de ambas marcas a un producto tan controvertido como es un SUV.

Lo que sí que tendría cabida es un nuevo modelo o variante aún más extremo y excepcional que el Bugatti Divo, y no, no nos referimos al Bugatti Chiron de Lego. Nos referimos a otra pieza de orfebrería capaz de situarse aún más por encima de la exclusividad de estos dos modelos.

Y no se nos ocurre mejor lugar ni evento que la celebración del Salón de Ginebra, a celebrar entre el próximo 5 y 17 de marzo, un nuevo miembro de la familia. Eso sí, ese nuevo modelo seguro que no será un SUV de Bugatti.