Bugatti vuelve a hacerlo y logra batir, una vez más, el récord de velocidad máxima gracias al flamante Bugatti Chiron

Bugatti volvió a la vida con una premisa, ser el representante máximo del elitismo. Tanto en sus productos como en sus objetivos.

Por ello, desde la presentación y comercialización del Bugatti Veyron, la firma dependiente del grupo Volkswagen ha dejado claro que sus coches son solo para unos pocos y que sus prestaciones batan a cualquier rival.

Tanto es así que, desde la puesta sobre el asfalto del Veyron, los coches de Bugatti se han batido contra otros hipercoches encontrando en los suecos de Koenigsegg su más duro contrincante, dando a lugar batallas épicas entre Bugatti y Koenigsegg por ostentar el trono y el cetro del rey de la velocidad máxima.

Bugatti Chiron, nuevo puñetazo sobre el tablero

El relevo en la línea de producción de Bugatti cerró la fabricación del Veyron con un espectacular Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse Lafinale un coche que llegaba a marcar, de forma oficiosa, 431 km/h, casi 269 mph.

Y es que, para estos récord de velocidad máxima se tienen como referencia  las millas por hora, por lo que los fabricantes aspirantes a distinguirse como el rey de la velocidad ya habían fijado el objetivo en las 300 mph una vez que las 250 mph, 400 km/h, ya eran un reto superado.

Bugatti ha trabajado duro los últimos años por ofrecer un relevo de su Veyron, no solo a la altura del antecesor, sino por encima de él. Por ello, el Bugatti Chiron debería ser y ya es oficialmente aún más rápido, y caro, que el primero.

Ubicados sobre el asfalto de una pista de Alemania, el equipo de Bugatti tomaba una unidad específicamente preparada para la ocasión con neumáticos de alto rendimiento de la firma también gala Michelin, y se la cedía al veterano y reconocido piloto de carreras y test driver de Bugatti de 2018, Andy Wallace.

En el vídeo se recoge la hazaña. Un triunfo de equipo que recoge cómo el esfuerzo de un grupo de trabajo alcanza sus metas cuando todos los engranajes de la máquina actúan de manera sincronizada.

El nuevo récord, logrado el pasado día 2 de agosto de 2019, fue oficializado mediante la certificación alemana TÜV, sitúa el nuevo récord de velocidad máxima en 304,77 mph, equivalentes a 490, 48 km.