Entre el Bugatti EB110 y el Bugatti Chiron han pasado 25 años pero ambos comparten muchas similitudes. Sin duda, estos superdeportivos han marcado un antes y un después en la historia de la automoción.

Cuatro turbocompresores, tracción total y un monocasco de fibra de carbono. Estos tres ingredientes son los que según Bugatti componen los sueños más húmedos protagonizados por superdeportivos. Hay casi 25 años entre el Bugatti EB110 y el Bugatti Chiron pero tienen algunas cosas en común.

Bugatti logró producir un automóvil deportivo superlativo en 1991 con el Bugatti EB110. Desarrollado y creado por el entusiasta de Bugatti, Romano Artioli, el Bugatti EB110 jugaba en una liga propia, un desarrollo de épica que estaba décadas por delante de la competencia. Fue creado desde cero, sin un modelo predecesor. todo era nuevo, como el motor V12 de 3.5 litros con cuatro turbocompresores. Cinco válvulas por cilindro aseguraron un ciclo de carga rápido.

Por primera vez en un superdeportivo, se utilizó un sistema de tracción total capaz de entregar, de forma permanente, potencia de 560 a 620 CV. El Bugatti EB110 podía ponerse de 0 a 100 km/hora en solo 3.3 segundos, con una velocidad máxima de 351 km/hora. Este fue un récord mundial para un automóvil de producción en serie, y un rango de velocidad que muy pocos vehículos alcanzan incluso hoy.

Bugatti EB110, un antes y un después en el segmento de los superdeportivos

Hasta 1995, el modelo superdeportivo fue construido a mano en Campogalliano, Italia, no en Francia. Esto fue por razones prácticas: otras marcas de coches superdepotivos como DeTomaso, Ferrari, Maserati y Lamborghini se encuentran cerca, por lo que había personal calificado disponible para contratar a la compañía. Pero el ambicioso proyecto fracasó, sobre todo debido al deterioro de la situación económica.

“El EB110 es un verdadero superdeportivo deportivo que se une a un extenso linaje de antepasados ​​extraordinarios de Bugatti, un desarrollo de época”, ha asegurado Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti. Con solo 128 vehículos producidos en serie y un precio inicial de 450 millones de liras italianas y 550 millones de liras italianas, el EB110 GT y el EB110 SS estaban reservados para una clientela muy exclusiva.

Bugatti Veyron, así llegó el primer hiperdeportivo

No fue sino hasta 20 años después, en 2005, cuando la marca francesa lanzó el Bugatti Veyron, un nuevo vehículo que nuevamente reflejaba toda una gama de superlativos. Un superdeportivo progresa para convertirse en un hiperdeportivo: no es sorprendente en vista de los más de 1,000 CV entregados por el motor W16 de 8.0 litros. Al igual que con el Bugatti EB110, el fabricante continuó su filosofía con el Bugatti Veyron: tracción total, cuatro turbocompresores y monocasco de carbono. Además, el vehículo presentaba materiales seleccionados y mano de obra de alta calidad que eran insuperables.

Como antes, todos los vehículos fueron hechos a mano, pero a partir de ahora en Molsheim, Francia, donde Ettore Bugatti fundó originalmente su compañía hace 110 años. “El Veyron catapultó a Bugatti a una nueva dimensión a principios de la década de 2000. Como el primer automóvil hiperdeportivo de lujo, establecemos estándares en ese momento. Es algo que continúa haciéndonos sentir orgullosos hasta el día de hoy ”, ha añadido Stephan Winkelmann.

Al igual que el Bugatti EB110, el Bugatti Veyron rompió varios récords de aceleración y velocidad y redefinió de lo que era capaz el diseño automotriz de alto nivel: rendimiento de conducción excepcional, excelentes habilidades de ingeniería y un nivel de calidad nunca antes visto en la construcción de vehículos. Con una velocidad máxima de más de 400 km / h, era el automóvil deportivo de producción en serie más rápido. Bugatti construyó el Veyron hasta 2015.

bugatti veyron cambio de aceite

Bugatti Chiron, un nuevo ‘hijo’ nacido en 2016

Desde 2016, los empleados de la marca en Molsheim han producido el Bugatti Chiron, otro vehículo extraordinario y casi imposible de comparar con cualquier otro automóvil. Y sin embargo, hay algunos paralelismos con el Bugatti EB110 y el Bugatti Veyron: al igual que sus predecesores, el Bugatti Chiron cuenta con tracción total, cuatro turbocompresores y un monocasco de carbono.

Además, tiene una excelente mano de obra y cifras de rendimiento de conducción que son difíciles de superar. El icónico motor W16 de 8.0 litros entrega al menos 1,500 CV y 1,600 Nm de par motor. De nuevo, esto garantiza un rendimiento de conducción impresionante. Acelera de 0 a 100 km / h en solo 2,4 segundos y a 200 km / h en solo 6,1 segundos; el Bugatti Chiron alcanza la marca de 300 km / h en 13.1 segundos. La velocidad máxima de este vehículo de producción en serie no se corta hasta 420 km / h. Además, el Chiron ofrece una conducción muy equilibrada y muy segura.

El Bugatti Veyron y el Bugatti Chiron son hiperdeportivos, pero aún son vehículos completamente diferentes. La aerodinámica, la suspensión, el motor, la dirección y la tracción total son aún más refinados en el Bugatti Chiron. Más directo y preciso con comentarios aún mejores que en el Veyron. Las diferencias en comparación con el Bugatti EB110 son enormes.

“Hoy, el Bugatti Chiron combina el máximo rendimiento con un diseño exclusivo, así como la mejor calidad posible en términos de materiales, calidad y confort. En esta combinación, es verdaderamente único en el mundo: el último auto deportivo de lujo “, ha manifestado Stephan Winkelmann.

Hoy estos tres vehículos comparten el hecho de que son muy raros. Recientemente, solo han salido 200 unidades de producción limitada del Bugatti Chiron del taller de las 500 creadas. Bugatti produjo solamente 128 del Bugatti EB110, mientras que del Bugatti Veyron construyó 450 vehículos de más de todas las versiones. Estos son vehículos que ahora están en demanda, y también están aumentando en valor.

Además, los tres nombres de modelos están directamente relacionados con la marca francesa. Si bien el Bugatti EB110 es un acrónimo del cumpleaños 110 de Ettore Bugatti , el nombre del Bugatti Veyron recuerda al piloto de carreras francés y al ganador de Le Mans, Pierre Veyron, que estuvo activo entre 1933 y 1953 y trabajó para Bugatti como piloto de pruebas e ingeniero de desarrollo. El Bugatti Chiron, por su parte, lleva el nombre del piloto de carreras monegasco Louis Chiron, que compitió con y para el fabricante entre 1926 y 1933.

Bugatti Chiron

Sin embargo, el fabricante galo no solo mira hacia el pasado. En la actualidad, está orientado principalmente hacia el futuro. El desarrollo de nuevos proyectos está progresando a ritmos insospechados. Con el Bugatti Chiron y el Bugatti Divo, el taller de Molsheim produce actualmente los vehículos más exclusivos, potentes, rápidos y extraordinarios del mundo. En el espíritu de Ettore Bugatti, el creador de la marca de automóviles de lujo construidos a mano, pronunció una vez que “si es comparable, no es un Bugatti”. Cada uno es un espécimen único por derecho propio. Único, y no comparable. En todo caso, solo entre sí.