El fabricante construirá una edición muy reducida con la configuración del coche que logró el récord y que venderá como Bugatti Chiron Super Sport 300+

Como era de esperar, la llegada en 2018 de Stephan Winkelmann a la cúpula de Bugatti iba a suponer replicar la táctica que tan buen resultado dio a la otra marca del Grupo Volkswagen que dirigió hacia un espectacular crecimiento de ventas.

Entre otros triunfos, el dirigente alemán que pasó su infancia en Italia, donde comenzó su carrera dentro de la industria de la automoción, supo ver en las ediciones limitadas la gran oportunidad de Lamborghini de traer a las portadas ejemplares de vehículos abocados a ser producidos en unidades ultralimitadas y vendidos a clientes ansiosos por poder lucir vehículos de costes, a veces, considerados, como surrealistas.

Sea como fuere, los compañeros del medio británico Top Gear han anunciado que Bugatti ya trabaja en una nueva edición limitada que replicará el Bugatti que logró alcanzar la marca de las 300 mph de la que dimos cuenta la semana pasada.

Lo cierto es que la excusa no puede ser más propicia: una producción exclusiva del primer coche de producción que superó más de 304 millas por hora, equivalentes más de 490 km/h, que marcó el registro avalado por el organismo germano TÜV.

Si bien Bugatti no aportó ningún dato específico de la unidad utilizada para batir esta marca, salvo el uso de unos neumáticos manufacturados por el también fabricante francés Michelin, las imágenes del coche mostraban un ejemplar modificado cuya versión de producción será conocida como Bugatti Chiron Super Sport 300+.

Solo 30 unidades de un modelo que supera las 300 mph

No solo por el uso masivo de lo que parece fibra de carbono en su carrocería, desde la distintiva concavidad tras la puerta que esconde el pilar trasero, el coche parece una suerte de versión «Long Tail» cuya zaga culmina en una configuración que difiere con la del Bugatti Chiron estándar.

Especialmente, el rediseño del difusor inferior posterior incluye spoilers mucho más imponentes y efectivos, a la vista del resultado obtenido, y una configuración.

El conjunto mecánico será el mismo ya utilizado en la producción del vehículo de serie: un motor W16 de 8 litros (7.993 CC), con cuatro turbos soplando y una potencia de 1.479 CV pero con una caja de cambios modificada para poder aguantar y superar las 300 millas por hora en vez de las 261 homologadas por cualquiera de las versiones previas ya construidas, como, por ejemplo, la también edición especial, limitada y conmemorativa Bugatti Chiron Sport ‘110 Ans Bugatti’.

En el interior, además de acondicionarlo para dos pasajeros, ya que el que fue puesto en manos del experimentado y laureado piloto Andy Wallace, test driver de la marca, contaba con una suerte de equipamiento propio para recoger los datos de la telemetría y geolocalización además de una jaula de seguridad.

Estas barras de protección para los pasajeros podrán ser instaladas por los afortunados y adinerados propietarios de las únicas 30 unidades que se fabricarán del Bugatti Chiron Super Sport 300+. Un coche del que se espera un coste también de récord.

El precio de esta edición especial como Bugatti Chiron Super Sport 300+ podría ser de unos 4,7 millones de euros.