Con un precio de salida de 3 millones de euros, el Bugatti Chiron se presenta en dos ediciones limitadas, Chiron Noire Sportive y Chiron Noire Elegance, de las que se fabricarán un total de 10 unidades de cada una.

¿Recuerdas el Bugatti La Voiture Noire? El superdeportivo creado para homenajear al Bugatti Type 57 SC Atlantic se convirtió en el coche de producción más caro del mundo, superando los 11 millones de euros.

Pues con el precio del Bugatti La Voiture Noire casi podrías hacerte con cuatro unidades de la nueva edición limitada del Chiron. Dos son las ediciones especiales, denominadas Bugatti Chiron Noire Sportive y Chiron Noire Elegance, y se fabricarán 10 unidades de cada una, con un precio de 3 millones de euros. Los clientes interesados ya pueden realizar la reserva, y tendrán que esperar a mediados de 2020 para recibir sus coches.

Fibra de carbono y motor W16 de 1.500 CV

Estas dos nuevas versiones del Bugatti Chiron cuentan con una carrocería realizada en fibra de carbono. Para su diseño y decoración se ha contado con la colaboración de un socio de excepción: Hermés.

En el caso del Sportive está acabado en mate, y también son negro mate las llantas y las inserciones en la parrilla o en la línea “C” que forma la carrocería. En el Elegance aportan el tono brillante las llantas, las carcasas de los retrovisores en aluminio pulido, los embellecedores de carrocería y un emblema de la marca en plata maciza. La distintiva salida de escape cuádruple es la misma en ambos modelos que en el Bugatti Chiron Sport.

En el interior, cada una de las versiones aporta elementos de diseño distintivos, como el cuero negro o los distintos mandos acabados en negro mate. Bugatti permitirá a los propietarios de un Chiron Sport una “actualición” para adaptar sus coches con los acabados exteriores e interiores de esta serie limitada, por un precio que rondará los 100.000 euros.

Donde no hay novedades es en el apartado mecánico. El Chiron sigue haciendo gala de uno de los motores más potentes y sofisticados que se utilizan en un coche de producción: un 16 cilindros en W de 8 litros, con una potencia de nada menos que 1.500 CV.