Ya se han presentado los nuevos BMW X6 M y BMW X6 M Competition, dos radicales versiones que ofrecen las prestaciones de un auténtico superdeportivo.

Hace poco que conocimos la tercera generación del BMW X6, el SUV de estilo Coupé más grande de la familia de la marca. Sin embargo, todavía faltaba un lanzamiento que todos esperábamos: sus variantes más radicales.

El BMW X6 M y el BMW X6 M Competition han llegado para copar la parte alta de la gama como las versiones más potentes y deportivas. La marca ha aprovechado la presentación de sus hermanos, los BMW X5 M y BMW X5 M Competition para hacer lo propio con el X6.

El BMW X6 M cuenta con una estética más agresiva

Tanto la versión «básica» como el BMW X6 M Competition se diferencian estéticamente de la gama por unas nuevas entradas de aire de mayor tamaño, los típicos retrovisores de los M, unas nuevas branquias y un agresivo difusor trasero que acoge las cuatro salidas de escape.

El habitáculo combina a la perfección el lujo y la deportividad, por lo que el BMW X6 M estrena unas nuevas molduras y tapicerías específicas y los nuevos asientos deportivos. Además, no podía faltar el BMW Live Cockpit Professional, que además del cuadro de instrumentos digital, cuenta con otra pantalla en la consola central y un asistente de aparcamiento. Este completo sistema de infoentretenimiento incluye todos los servicios de inteligencia artificial de myBMW.

Además, BMW ha pronunciado los pasos de rueda para poder acoger las llantas de 21 pulgadas en el eje delantero y de 22 en el tren posterior. Estas forman parte del equipamiento de serie en el Competition y son opcionales en la versión “normal”.

Mismo motor que en la anterior generación, pero con más potencia

En la base, monta el mismo motor que el de la generación anterior, pero optimizado para ofrecer 25 caballos de potencia más. Por lo tanto, bajo su capó tenemos un V8 de 4,4 litros y dos turbocompresores capaz de entregar 600 caballos, aunque en caso de escoger el BMW X6 M Competition, llega hasta los 625 caballos.

Para elevar esta cifra de potencia, BMW ha modificado los sistemas de refrigeración y los de suministro de aceite. Además, los soportes del motor se han endurecido, por lo que los movimientos y vibraciones del bloque se han reducido.

Este propulsor va asociado a la transmisión automática M Steptronic de 8 relaciones, cuyo funcionamiento se puede modificar mediante el Drivelogic. Para transmitir semejante cifra de potencia al asfalto, el BMW X6 M cuenta con tracción total, aunque el diferencial autoblocante electrónico se ocupa de mandar más par a las ruedas traseras en casi todas las situaciones.

Gracias a este conjunto, el BMW X6 M acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y el Competition lo hace en 3,8 segundos. Además, la velocidad máxima está limitada a 250 km/h en las dos variantes, aunque en caso de equipar el pack M Drivers Package, puede situarse en 290 km/h.

La división M Motorsport ha trabajado para hacer el chasis más rígido. Además, se han instalado unos amortiguadores regulables en dureza, unas barras estabilizadoras activas y una dirección más rápida y precisa que la del resto de la gama.

También se ha añadido en la consola central el selector M Mode. Con este, podemos modificar la dureza de la suspensión, el ajuste de la dirección, el tacto de los frenos, la respuesta del motor y de la transmisión.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5550
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
6,0 - 9,7258 - 450157 - 225

Ver todas las versiones del BMW X6 (77.600€ - 115.300€)