Ni M3 ni M4. El deportivo total de BMW se llama BMW M2 Competition, el coche más divertido de conducir que encontrarás en el catálogo de la marca alemana, y nueva referencia entre los compactos deportivos.

Por el nombre, podría parecer que el BMW M2 Competition es una versión potenciada y aligerada del BMW M2. En realidad, es su sustituto. Y lo “gordo” de verdad, los cambios importantes, están bajo el capó, donde encontramos el mismo 6 cilindros en línea con doble turbocompresor de los BMW M3 y M4, aunque aquí BMW ha limitado la potencia a 410 CV, que se entregan a un régimen de 7.000 rpm. Esto son… ¡40 CV más que el anterior BMW M2, que no iba precisamente corto de potencia!

BMW M2 Competition

Con un par máximo de 550 Nm entre 2.350 y 5.200 rpm, el BMW M2 Competition acelera de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos en la versión con cambio M DCT de doble embrague y siete marchas, y necesita dos décimas más con cambio manual. La velocidad máxima se limita a 250 km/h de serie, limitación que se amplía hasta los 280 km/h cuando se equipa el paquete M Driver. El consumo anunciado es de 9,2 l/100 km para la versión M DCT, y de 9,9 l/100 km con cambio manual. Para reducir las emisiones contaminantes, el BMW M2 Competition equipa un filtro de partículas. También es nuevo el sistema de escape, con dos mariposas controladas electrónicamente.

BMW M2 Competition

Entre los posibles rivales del BMW M2 Competition, por sensaciones al volante nos quedaríamos con un Porsche 718 Cayman GTS, cuyo motor rinde 365 CV. En formato compacto, con carrocería coupé y que pasen de 400 CV, otra alternativa sería el Audi TT RS.

Un BMW M2 con corazón de M4

Para acoplar el motor del BMW M4 en el M2 Competition, en BMW han tenido que hacer ajustes en el diseño del frontal para mejorar la refrigeración, aunque también hay otros cambios que obedecen a razones estéticas, y llegan dos nuevos colores de carrocería, de ellos un exclusivo plata metálico con sugerente denominación: Hockenheim.

BMW M2 Competition

Una barra realizada en CFRP (plástico reforzado con fibra de carbono) que apenas pesa 1,5 kg une las torretas de la suspensión, proporcionando mayor rigidez a la carrocería. Tanto la dirección de asistencia electromecánica como el diferencial activo M o el control de estabilidad reciben una puesta a punto con ajustes específicos. El diferencial puede variar su efecto de bloqueo desde 0 a un 100 por ciento, según el estilo de conducción. Además, tiene un funcionamiento proactivo, es decir, se anticipa limitando el bloqueo a un porcentaje determinado antes incluso de que una de las ruedas traseras pueda empezar a perder adherencia y gire a demasiada velocidad. La función M Dynamic Mode del control de estabilidad DSC está pensada para el máximo disfrute, permitiendo derrapajes controlados al retrasar la intervención del DSC.

BMW M2 Competition

Como consecuencia del aumento de potencia, en BMW también han cortado por lo sano cualquier atisbo de problemas en la frenada, ofreciendo en opción los frenos M Sport de altas prestaciones para los más exigentes. Además de discos más grandes, utilizan pinzas de 6 pistones delante y de 4 en el eje trasero. La llantas son de 19 pulgadas, con neumáticos en dimensiones 245/35 delante y 265/35 en el eje posterior.

Preparado para disfrutar de la conducción deportiva

Todo en el BMW M2 Competition está pensado para el máximo disfrute de la conducción, también en lo referido al puesto de conducción, donde se ofrecen opcionalmente los espectaculares asientos M Sport tipo baquet, con diseño derivado de la competición. Tienen reposacabezas integrados, y cuentan con un distintivo M2 iluminado a la altura de los hombros.

BMW M2 Competition

En el volante, dos botones M1 y M2 proporcionan un acceso directo a los distintos programas de conducción. De serie vienen configurados con un programa Comfort y otro Sport, pero el conductor puede elegir su configuración preferida.

BMW M2 Competition

Aun así, el BMW M2 Competition tampoco deja de lado todas las opciones de conectividad y servicios de movilidad característicos de la marca a través de BMW ConnectedDrive. Y tampoco se olvidan los sistemas de asistencia al conductor, si bien muchos de ellos quedan relegados a la lista de opciones. Sí pasan a ser de serie los faros LED adaptativos, y el control de distancia de aparcamiento.

Galería de imágenes BMW M2 Competition