BMW y Jaguar crearán unidades de propulsión eléctrica en sus plantas de fabricación de forma conjunta.

BMW y Jaguar suben su apuesta por la electrificación de forma conjunta y es que unirán fuerzas para desarrollar la próxima generación de unidades de propulsión eléctrica, EDU. Esta iniciativa tiene como objetivo, tal y como aseguran ambas marcas, “impulsar avances en las tecnologías de electrificación, que serán esenciales en la transición del sector de la automoción hacia un futuro de vehículos autónomos, conectados, eléctricos y compartidos (ACES)”.

“Jaguar Land Rover ha demostrado su capacidad técnica de primer nivel al lanzar al mercado modelos híbridos enchufables y el primer SUV Premium con batería eléctrica, el Jaguar I-PACE, ganador del premio World Car of the Year 2019. Por su parte, el Grupo BMW aporta su gran experiencia a la hora de desarrollar y producir en sus propias instalaciones varias generaciones de unidades de propulsión eléctrica desde el lanzamiento del BMW i3 en 2013″.

Nuevo BMW i3s 2018

Nick Rogers, director de ingeniería de Jaguar Land Rover, ha asegurado que “la transición a vehículos ACES supone el mayor cambio tecnológico en el sector de la automoción en toda una generación. El ritmo de los avances y el interés de los consumidores en los vehículos electrificados están llegando a su punto álgido, así que es crucial trabajar conjuntamente dentro de la industria para desarrollar las tecnologías que nos lleven hasta ese emocionante futuro”.

“Ya hemos demostrado que podemos crear vehículos eléctricos líderes a escala global, ahora necesitamos ampliar la tecnología para impulsar la próxima generación de productos Jaguar y Land Rover. Después de varias conversaciones con el Grupo BMW, hemos llegado a la conclusión de que las dos empresas tenemos requisitos similares para la transición hacia unidades de propulsión eléctrica de la siguiente generación, por lo que esta colaboración nos beneficia a todos”.

BMW y Jaguar, juntos por las nuevas tecnologías

El nuevo acuerdo entre BMW y Jaguar permitirá que ambas aprovechen las ventajas de compartir la investigación y el desarrollo así como la planificación de productos y “economías de escala mediante un abastecimiento conjunto en toda la cadena de suministro”.

El equipo de desarrollo de Jaguar Land Rover y el Grupo BMW diseñarán unidades de propulsión eléctrica. Ambos desarrollarán sistemas que puedan configurar las características específicas de sus respectivas gamas de productos.

Jaguar GO I-PACE

Es importante destacar que cada socio fabricará sus EDU en sus plantas de producción. En el caso de Jaguar Land Rover se fabricarán en el Engine Manufacturing Centre de Wolverhampton. Este centro se convertirá en la sede internacional de producción de coches eléctricos.

“La planta, donde trabajan 1.600 personas, será el núcleo de la fabricación de sistema de propulsión que ofrecen una flexibilidad total con unidades eléctricas y limpios motores de gasolina y diésel Ingenium. Las tareas realizadas en el Engine Manufacturing Centre se reforzarán con el suministro de sistemas de propulsión electrificada a las plantas globales de Jaguar Land Rover que realizará el nuevo Battery Assembly Centre, ubicado en Hams Hall, cerca de Birmingham”.