La tecnología de estado sólido desarrollada por BMW llegará al mercado en 2026. Estas baterías tendrían una mayor capacidad y serían más ligeras y seguras.

Para el año 2026, BMW espera dar un gran paso adelante en el desarrollo de baterías para vehículos eléctricos. La idea del fabricante bávaro es incorporar batería de estado sólido en sus futuros modelos de cero emisiones, lo que incrementaría su capacidad entre un 15-20 %.

Estas revolucionarias baterías utilizarían tecnología de ion-litio (un sistema bastante común hoy en día), pero sustituirían los electrolitos líquidos por sólidos. Entre los beneficios obtenidos con este cambio destacan su mayor capacidad, menor peso y una reducción en la cantidad de elementos de protección; al ser sólidas no existe riesgo de incendio. Su mayor seguridad también contribuye a que su embalaje y alojamiento sea más sencillo.

Estas baterías de ion-litio sólidas están en proceso de desarrollo y aún quedan diez años para que alcancen su producción; todavía deben someterse a pruebas de durabilidad a largo plazo. En 2018, no obstante, BMW presentará la evolución de las actuales baterías. Dichas unidades podrían ser incorporadas en el futuro Mini Cooper E y en la versión 100 % eléctrica del próximo X3.

Baterías eléctricas BMW

BMW continuará desarrollando la tecnología de sus motores de combustión interna. El fabricante alemán prevé que, hasta finales de década, los propulsores tradicionales seguirán siendo la fuente de energía más popular entre sus consumidores. La compañía busca incrementar la eficiencia de sus motores convencionales hasta el 33 %, un porcentaje bastante por debajo del logrado por sus unidades eléctricas: 90 %. “El motor de combustión interna tiene un largo recorrido por delante. Mejoraremos su eficiencia y los acoplaremos a vehículos híbridos en muchos casos” afirma el jefe de ventas y marketing de BMW, Ian Robertson.

La marca bávara también es consciente de la importancia que tiene el desarrollo de motores sostenibles para el futuro de la compañía. “Los coches enchufables son más rápidos, más silenciosos y aceleran mejor. Además, establecen nuevos puntos de referencia para el CO2 y la economía. Todo se está moviendo en esa dirección a nivel de legislación. Mejoraremos los motores convencionales junto a los propulsores eléctricos” declara el jefe de ventas y marketing del fabricante alemán.