Carsten Pries, gerente de producto de BMW, dice que la tecnología de los coches eléctricos aún no cumple con los estándares de la división deportiva de la marca bávara; BMW M.

El gerente de producto BMW M Carsten Pries ha asegurado que la tecnología de los vehículos eléctricos no está a la altura de ser utilizada por la división de alto rendimiento del fabricante de automóviles alemán.

Hablando con algunas fuentes en el reciente Salón del Automóvil de Los Ángeles, Pries citó el peso de las baterías como una razón clave por la que no cree que puedan usarse para los modelos M por el momento.

«En cuanto al futuro eléctrico para los automóviles M, no es fácil predecir cuándo estará listo para nosotros, o lo suficientemente bueno para nosotros», dijo. “Y mostramos claramente en el pasado, con tecnología como la tracción total y la turboalimentación, la tecnología tiene que calificar para lo que apuntamos con los modelos M de alto rendimiento; tiene que agregar a la dinámica de conducción, la agilidad, la precisión, luego califica para nuestros modelos. Si nos fijamos en la tecnología de turboalimentación, los tiempos de respuesta no se consideraron apropiados para un automóvil de rendimiento M, por lo que dejamos de usarlo hasta que encontramos nuestra propia solución».

¿Veremos finalmente un BMW M completamente eléctrico?

«Hoy en día, los BEV tienen mucho peso con ellos, por lo tanto, la tecnología sería más apropiada si el peso de las baterías bajara», ha agregado Pries.

También estuvo presente en el Salón del Automóvil de Los Ángeles el Porsche Taycan. Según las fuentes consultadas, Pries parecía bastante impresionado con lo que su rival había producido, pero dijo que BMW M intenta ser «proactivo en lugar de reactivo» y todavía no sigue el liderazgo de Porsche en el mercado de vehículos eléctricos centrado en el rendimiento.

«Así que sí, miramos a Porsche, pero el factor clave es qué defendemos, y estamos muy interesados ​​en el automovilismo, por lo que la decisión de construir un eléctrico tendría que adaptarse a esa imagen», dijo.

«Debes mantenerte enfocado porque los requisitos del cliente de M son muy claros, por lo que tenemos que encontrar una forma en que la tecnología de la batería pueda respaldar el rendimiento y brindar la experiencia que nuestros coches exigen, y no comprometerlo». Teniendo en cuenta estas declaraciones y relacionándolas con las de Markus Flasch, el CEO de BMW M, es posible que falten algunos años para que los aficionados a la letra más poderosa del mundo se puedan poner al volante de un BMW M completamente eléctrico. ¿Cumplirá la tecnología de los coches eléctricos las altas expectativas de estos conductores?