Elegante, musculoso y exagerado, así es la propuesta en la que se basará el próximo BMW Serie 4 Coupé

Elegante porque su carrocería esculpida minuciosamente muestra un porte de galán con buen gusto.

Musculoso debido a que los paneles que forman su piel muestran una suerte de confluencias que recuerdan a los músculos bien trabajados de un atleta, si no hormonado, de alta labor gimnástica.

Y exagerado ya que cuenta con la nueva parrilla, seña de identidad de los modelos de nuevo cuño de BMW, donde los riñones, marca de la casa, multiplican sus dimensiones provocando la centralización de la visualización en ellos.

Sea como fuere, el prototipo expuesto viene a ser una de las novedades de Salón de Frankfurt y una de las propuestas de futuro próximo de la marca bávara.

Avance del nuevo BMW Serie 4 Coupé

Por la configuración, se trata de un coupé de silueta clásica, diseño atractivo y que incorpora todos los aspectos de imagen que marcan la actual producción de coches nuevos de BMW que aún recurren a los carburantes fósiles como fuente de alimentación principal.

Si tomamos las imágenes frontales, vemos que el protagonismo vuelve a recaer en una sobredimensionada calandra que incorpora las dos tradicionales áreas diferenciadas, conocidas popularmente como riñones.

Ahora, unos muy estilizados grupos ópticos, cuyas luminarias resultan muy agudas y afiladas, contrastan con las oquedades aerodinámicas bajo ellas y un labio que divide ambos elementos y que acoge a los citados pontones y que se prolongan bajo los riñones, de lado a lado, en un diseño similar al paragolpes mostrado en las versiones producidas por el departamento M.

El capó, elongado, nervado e incisivo y que esconde el verdadero corazón que animaría a este coche. Un motor que, de momento, tendrá a los hidrocarburos como fuente de alimentación, queda insertado en los pilares A y la luna delantera.

Dinamismo y suavidad

Como si del ascenso paulatino pero sin concesión de los chorros de aire que acarician la piel de un vehículo en un túnel del viento se tratara, la cúpula del BMW Concept 4 resulta suave y próxima al suelo.

Sus ventanillas son cerradas y acusan unos ángulos muy agudos en la formación con los pilares lo que produce una sensación de dinamismo. Allí, bajo la línea inferior del cristal se encuentran instalados unos minimalistas retrovisores que llevan grabados el emblema de BMW.

Gracias a ello, su imagen lateral resulta la de un coche preparado para acelerar rápido y alcanzar sin concesión su sprint máximo casi sin esfuerzo.

Una carrera que, para la ocasión el prototipo, luce unas espectaculares llantas de 21 pulgadas que ojalá se replicaran, en cuanto a diseño, en el próximo BMW Serie 4 Coupé de producción y que, para este prototipo con este color de carrocería, quedan perfectas.

La culminación de una pieza espectacular

Y la caída hacia la zaga es sobresaliente. Ligera, fluida y espectacular gracias a un diseño comprimido del acristalamiento, la ligera prominencia del portón del maletero, los pilotos que se ciñen longitudinalmente al centro, señalando al logo de BMW, y culminando en un ejercicio de eficiencia aerodinámica en un difusor posterior propio de coche deportivo de altas prestaciones.

Del prototipo al coche de producción

Un coche de exhibición que dará pie a la reconversión como nuevo BMW Serie 4 Coupé. Un vehículo, el de producción, que esperamos sea presentado ya en 2020 y que anticipa este prototipo llamado BMW Concept 4.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Coupé, Coupé/Cabrio, Hatchback2, 5220 - 480
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 10,2150 - 460106 - 232

Ver todas las versiones del BMW Serie 4 (42.150€ - 133.900€)