El gobierbo estatal podría estar considerando la implantación de carreteras sin límites de velocidad en dos vías del estado. La Autobahn de California se construirían en la carretera interestatal 5 y la ruta 99

La Autobahn es la red de autopistas sin peaje de Alemania. Éstas no tienen ningún límite de velocidad, pero si es cierto que más de la mitad de su longitud estaría regulada conforme a limitaciones locales.

CBS 13, filial de CBS News, ha informado sobre el nuevo proyecto de ley que ha sido presentado en la legislatura de California por el senador republicano John MW Moorlach. En este nuevo proyecto de ley de las carreteras sin límites de velocidad de California se puede leer que se solicita la construcción de dos carriles adicionales, hacia el norte y hacia el sur, en ambas vías.

Las futuras carreteras o Autobanh de California no tendrían límites de velocidad en dichos carriles, no bastante; en los ya existentes se mantendría el límite a 105 km/hora.

A menor velocidad, ¿menos contanimación?

El objetivo de este proyecto de ley es reducir, aún más, los gases de efecto invernadero y no, simplemente, ofrecer a los conductores de California la oportunidad de pisar el acelerador.

En el documento se explica que los vehículos, cuando están al ralentí emiten un mayor número de gases contaminantes. El Senador ha añadido que, si los conductores pueden llegar a su destino más rápido, podrían reducir las emisiones.

Las explicaciones aportadas por Moorlach no son del todo ciertas y es que cuando los vehículos circulan a altas velocidades o exprimiendo, al máximo, su potencia, producen más emisiones. La Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania ha asegurado que las emisiones de dióxido de carbono se reducirían en un 9% si se restringieran las
famosas Autobahn.

Algunas fuentes apuntan a que, en el caso de California, el solo hecho de construir nuevos carriles solucionaría el problema del tráfico.

La solución al problema está en el aire

El estado de California ha estado monitoreando las emisiones de gases de efecto invernadero desde 2006, coincidiendo con la aprobación de la Ley de Soluciones al Ccalentamiento Global. Esta ley exige que el estado no solo supervise, sino que también regule la fuente de las emisiones.

Por el momento, se desconoce el coste de la construcción de los nuevos carriles sin límites de velocidad de California pero es bastante probable que la idea no llegue a término.

Fotografía: California Department of Transportation