La Dirección General de Trafico da a conocer las medidas que implantará en 2018 para reducir la siniestralidad tras un año en el que el número de fallecidos en las carreteras es más alto que en los últimos 20 años.

Concluye un nuevo año y desgraciadamente el número de accidentes mortales en nuestras carreteras ha vuelto a aumentar por segundo año consecutivo, algo que no ocurría desde hace 20 años. El número de fallecidos asciende a los 1.200, lo que supone un aumento del 3 % respecto al curso anterior. Este aumento en la siniestralidad debería llevarnos a la reflexión tanto a los conductores como a los órganos encargados de velar por nuestra seguridad en las carreteras. En este aspecto, la DGT ha anunciado nuevas medidas para 2018 entre las que se encuentra un aumento en el número de radares, controles de alcoholemia y drogas.

La Dirección General de Tráfico, con Gregorio Serrano a la cabeza, presentará en este 2018 una reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial que tendrá vigencia hasta el año 2020. Este plan tendrá una dotación de 1 millón de euros, y aunque todavía no sabemos de forma oficial cuales serán, la DGT ha dado a conocer algunas de las medidas que pretende implantar para reducir la siniestralidad en las carreteras.

 

Más radares de tráfico y más controles de alcoholemia

Fallecidos DGT, aumento radares

Una de las reformas que la DGT pretende implantar en este 2018 es el aumento de controles de velocidad. Habrá mas radares así como nuevos drones para controlar el tráfico y detectar infracciones (exceso de velocidad, uso del móvil…) desde el aire. Los controles de alcoholemia y drogas también se endurecerán, con especial atención a aquellos conductores reincidentes, a los que se les podría requerir una evaluación médica para que un profesional evalué si la persona en cuestión tiene algún tipo de adicción, en cuyo caso el conductor podría no recuperar su permiso de conducir.

Fallecidos DGT, aumento radares

Reforma del modelo de formación vial

Entre las medidas se encuentra la reforma del modelo de formación vial, con especial atención en los adolescentes que recibirán información por parte de diferentes asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico. También se contempla la creación de 50 nuevos parques infantiles, la difusión de material pedagógico en diferentes centros de educación primaria y la formación de 100 nuevos examinadores de tráfico.

¿Son estas medidas apropiadas para reducir la siniestralidad en las carreteras españolas? Danos tu opinión en los comentarios.