Audi renueva su gama S, haciéndola ahora más respetuosa gracias a la incorporación del sistema Mild Hybrid en su motor V6 3.0 TDI. Gracias a esto, los nuevos Audi S tendrán la perfecta combinación entre deportividad y eficiencia.

La gama S de Audi siempre ha sido sinónimo de deportividad y buenas prestaciones. Con la nueva generación de modelos con el apellido deportivo de la marca de los aros, el panorama cambia, puesto que sus modelos pasan a ser TDI con sistemas de microhibridación o Mild Hybrid. Tranquilos, la deportividad sigue siendo uno de sus principales preceptos.

Toda la gama S de Audi, es decir, los Audi S4, S5, S6, S7 y SQ5 montan bajo su capó un motor V6 TDI de 3 litros asociado a un sistema Mild Hybrid de 48 voltios y un nuevo compresor eléctrico.

Te puede interesar: ¿Cómo funciona un sistema Mild Hybrid?

La potencia del conjunto se detendrá en los 349 caballos, con un par máximo de nada menos que 700 Nm. Por tanto, la gama S de Audi seguirá disfrutando de unas prestaciones de deportivo, pero ofreciendo unos consumos mucho más contenidos.

Los nuevos Audi S combinarán potencia con bajos consumos

Como cabe esperar de un motor diésel de estas dimensiones, el V6 TDI de tres litros de los nuevos Audi S ofrece un par suficiente como para separar las capas tectónicas de la tierra: 700 Nm desde las 2.500 rpm. Esta potencia unida a un compresor eléctrico y al sistema de 48 voltios, el conductor tendrá potencia más que suficiente bajo su pie derecho en todo momento.

Una de las principales ventajas de instalar este tipo de sistemas es la autonomía que ofrecen estos coches. Por ejemplo, el Audi S6, que cuenta con un depósito de 73 litros, es capaz de completar una distancia de 1.170 kilómetros sin necesidad de parar a repostar. Esto lo consigue gracias a un consumo medio de la gama S TDI de Audi de tan sólo 6,2 litros a los 100 kilómetros.

En los segmentos superiores, la gama S TDI abarca a todos aquellos clientes que quieran deportividad pero no quieran renunciar al confort de marcha. Al tener una gama de modelos tan amplia, Audi se puede permitir orientar cada uno de ellos a un tipo de cliente específico: los Audi S4 y S5 son los más deportivos de la gama, el Audi S6 es la berlina de corte deportiva por antonomasia, el Audi S7 el gran turismo para ser la envidia de los vecinos y el Audi SQ5 el modelo idóneo si quieres un SUV deportivo.

La microhibridación se estrena en la gama Audi S

Los nuevos Audi S TDI continúan por la senda abierta por el Audi SQ7 TDI. Este fue el primer modelo de la marca de los aros en equipar el compresor eléctrico con el que ofrece un gran empuje de manera lineal. Sin embargo, la nueva gama deportiva del fabricante de Ingolstadt lleva colocado el EPC más cerca del motor, con el objetivo de reducir el tiempo de respuesta y ser más eficiente. El funcionamiento de este dispositivo unido al turbo convencional hace que la respuesta sea instantánea.

Este compresor se alimenta del sistema Mild Hybrid (MHEV) de 48 voltios. A diferencia de un compresor convencional, este compresor empieza a funcionar mediante energía eléctrica, aunque aquí te explicamos detenidamente cómo funciona el compresor eléctrico en el motor V6 TDI de Audi.

Esta microhibridación de la gama Audi S TDI supone un paso más en la estrategia de electrificación de la marca, logrando una mejora en las prestaciones y en el consumo. A velocidades de entre 55 y 160 km/h, el coche puede circular “a vela” con el motor térmico apagado en intervalos de hasta 40 segundos. Gracias al sistema de frenada regenerativa, la potencia de salida es de 8 kW. En términos reales, la microhibridación permite un descenso en los consumos de alrededor de 0,4 litros a los 100 kilómetros.

Audi ha retocado el motor V6 TDI con cambios como los pistones de aluminio resistentes a altas temperaturas, modificaciones en el cigüeñal y las bielas, culatas con refrigeración optimizada y nuevas bombas de agua y aceite de mayor tamaño. Todas estas modificaciones ayudan a mejorar la eficiencia y sus prestaciones.

Un comportamiento dinámico a la altura

No hay duda de que la gama Audi S TDI seguirá siendo una referencia en cuanto a buen comportamiento dinámico se refiere. La marca ha trabajado en la suspensión deportiva, que cuenta con una amortiguación de dureza regulable que viene de serie tanto en el Audi S6 como en el S7. Por otro lado, Audi ofrecerá como opción una suspensión neumática adaptativa, que ofrece un nivel de confort más alto todavía. Por otro lado, el Audi SQ5 monta de serie una suspensión neumática deportiva.

Si nos detenemos en la dirección, Audi ofrece de manera opcional una dirección dinámica (excepto en el Audi SQ5, en el que viene de serie), capaz de variar su desmultiplicación en función de la velocidad. Por otro lado, la dirección a las cuatro ruedas está disponible de manera opcional tanto en el Audi S6 como en el S7. Además, las berlinas deportivas de la marca pueden incorporar discos de freno carbocerámicos.

Como no podía ser de otra manera en un modelo deportivo de Audi, toda la gama S TDI monta tracción integral quattro. Además, el V6 TDI va asociado a una caja de cambios automática tiptronic de 8 relaciones. Como elemento adicional, se puede montar un diferencial trasero deportivo que garantiza una agilidad en curvas ejemplar.

Los Audi S6 TDI y S7 TDI ya están disponibles en los concesionarios de la marca, mientras que los Audi S4 TDI y S5 TDI lo harán durante este mismo mes. El último de los lanzamientos de la gama S será el Audi SQ5, del que todavía no hay fecha de lanzamiento.