El Audi e-tron Sportback, la versión coupé del SUV eléctrico de Audi, se pone a la venta en dos versiones, con una potencia de hasta 408 CV, y 446 km de autonomía.

Anunciado desde hace tiempo, el Salón de los Ángeles ha sido el escenario de presentación del nuevo Audi e-tron Sportback. La versión con carrocería coupé del Audi e-tron aporta algo más que un diseño distintivo, incorporando una revolución en materia de iluminación: los nuevos faros Matrix LED digitales.

Más deportivo, más aerodinámico, más autonomía

Exteriormente, y por hacer un símil con un SUV de Audi mucho más “popular”, el Audi e-tron Sportback viene a ser al Audi e-tron lo que el Audi Q3 Sportback al Audi Q3.

Sus dimensiones son 4,90 metros de largo, 1,93 metros de ancho y 1,62 metros de altura, apenas un centímetro más bajo que el Audi e-tron, pero con una línea de techo claramente descendente, que marca la principal diferencia estética.

El diseño de la zaga es el principal responsable de que el Audi e-tron Sportback mejore ligeramente el coeficiente aerodinámico del e-tron, con un Cx que se queda en 0.25 en la versión con acabado S line y con los espejos retrovisores virtuales. Por este motivo, la autonomía homologada también sube, llegando hasta los 446 kilómetros, según el ciclo WLTP. La marca atribuye a la aerodinámica unos 10 de los casi 40 km de autonomía adicionales frente al e-tron. El resto proviene de ajustes en el sistema de propulsión.

Con la misma distancia entre ejes que el e-tron, 2.928 mm, el Sportback sigue ofreciendo un interior con cinco espaciosas plazas. Los pasajeros traseros apenas pierden 2 centímetros de altura, y el maletero no ve mermada su capacidad de forma importante. Los 600 litros del e-tron se quedan aquí en 555 litros, manteniendo el espacio delantero de 60 litros en el que, entre otras cosas, se puede guardar el cable de carga. El volumen máximo abatiendo los asientos pasa a ser de 1.655 litros.

Por lo demás, el diseño del salpicadero es idéntico, con el MMI touch con sus dos pantallas táctiles de 21,1 y 8,6 pulgadas y la instrumentación digital de 12,3 pulgadas. También se ofrecen los mismos niveles de acabado, básico, design selection y S line. Y las mismas funcionalidades en cuanto a conectividad y sistemas de ayuda a la conducción.

Los faros Matrix LED digitales

Una de las novedades que llegan de la mano del Audi e-tron Sportback, y que no deberíamos tardar mucho en ver también en su hermano de gama, son los faros Matrix LED digitales, que se ofrecerán como opción a partir de mediados de 2020.

Se trata de una primicia mundial en sistemas de iluminación aplicados al automóvil. Su funcionamiento se basa en una nueva tecnología denominada DMD, un dispositivo con un pequeño chip que contiene hasta un millón de microespejos digitales. Mediante campos electrostáticos, se pueden inclinar estos espejos unas 5.000 veces por segundo, para contar con toda una serie de funciones añadidas.

Además de mayor precisión en la zona a iluminar, también funcionan de manera más eficaz cuando se trata de atenuar la zona que no interesa. Y añade funciones como la luz de carril para ayudar a mantener la trayectoria, la luz de marcado que llama la atención sobre objetos o peatones, o toda una serie de animaciones dinámicas que pueden proyectarse sobre el suelo o sobre superficies verticales.

Tracción total, dos versiones de potencia

Audi también ofrecerá su nuevo SUV coupé eléctrico en dos versiones: el e-tron Sportback 50 quattro y el 55 quattro.

La variante más potente, el e-tron Sportback 55 quattro, tiene un motor eléctrico en cada eje que totalizan una potencia total de sistema de 360 CV y 561 Nm de par. Estas cifras pueden llegar momentáneamente a los 408 CV y 64 Nm, respectivamente, en modo “boost”, es decir, al acelerar a fondo con el cambio en modo S. De esta forma, la aceleración de 0 a 100 km/h pasa de 6,6 a 5,7 segundos. La velocidad máxima está limitada a 200 km/h.

La tracción total eléctrica se encarga del reparto de la potencia a cada rueda. Se da prioridad al motor trasero, de forma que el motor delantero se activa en condiciones de baja adherencia o cuando el estilo de conducción lo requiere. Y lo hace de forma predictiva, anticipándose a una posible pérdida de tracción, o mitigando un posible comportamiento subvirador o sobrevirador, para que las reacciones sean siempre neutras.

En el Audi e-tron Sportback 55 quattro la batería tiene una capacidad de 95 kWh. Tanto el sistema de control de la energía como el sistema de frenos de activación electrohidráulica o la gestión térmica y la estrategia de recuperación de energía funcionan de la misma forma que en el Audi e-tron El SUV eléctrico puede lograr hasta el 30% de su autonomía total con una carga de la batería basándose en la recuperación de energía durante la marcha.

Para la versión e-tron Sportback 50 quattro, la batería pasa de 36 módulos de celdas a 27, y la capacidad se reduce a 71 kWh. La potencia del motor es en este caso de 313 CV, con un par máximo de 540 Nm, y la autonomía máxima se queda en 347 km. Las prestaciones son ligeramente inferiores: 190 km/h de punta (también autolimitada electrónicamente), y 6,8 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. El peso de esta versión, al tener una batería de menor capacidad, es de 120 kg menos que en el 55 quattro.

El Sportback también hereda del e-tron las distintas posibilidades de recarga: sistema compact de serie para carga en el domicilio con potencia de hasta 11 kW, un segundo sistema opcional con funciones inteligentes y compatibilidad con carga de alta potencia, de 150 kW en el e-tron Sportback 55 quattro, y hasta 120 kW en el 50 quattro. Gracias al servicio Audi e-tron Charging Sercice, los clientes podrán acceder de forma fácil con una única tarjeta las casi 120.000 estaciones públicas de carga que existen actualmente repartidas por 21 países europeos.

Galería de imágenes Audi e-tron Sportback