Audi se lleva al Audi e-tron prototype al Pikes Peak para mostrar la eficiencia del sistema de recuperación de energía de su SUV eléctrico.

Que el Audi e-tron es uno de los lanzamientos más importantes de los últimos años para la marca de los cuatro aros está quedando patente si nos fijamos en el despliegue realizado para dar a conocer al público el que será su primer coche eléctrico. Hemos visto al Audi e-tron recibir descargas en una caja de Faraday para mostrar su sistema de recarga, subido al escenario de la Royal Danish Playhouse de Copenhague para mostrar su interior, remolcando al concept Audi e-tron Vision Gran Turismo en el Wörthersee…

Audi e-tron prototype

Pero todavía quedan episodios de una historia que marca una nueva era para Audi, y cada nuevo capítulo nos sorprende más que el anterior. Ahora, la marca de los cuatro aros se ha llevado al SUV eléctrico nada menos que al mítico Pikes Peak, con un claro objetivo: demostrar la eficiencia de su sistema de recuperación de energía.

El sistema de recuperación de energía del Audi e-tron

Recordemos que el Audi e-tron prototype es la versión “camuflada” del coche que llegará al mercado a principios de 2019, aunque Audi ya ha abierto el plazo de inscripción para las reservas. Tiene dos motores eléctricos que rinden una potencia de 360 CV y un par máximo de 561 Nm, y ahora también sabemos que este rendimiento se mantiene constante durante un tiempo máximo de 60 segundos. En modo “boost” (cambio en posición “S” y acelerador pisado hasta el fondo), la potencia alcanza los 408 CV, con un par máximo de 664 Nm… pero solo durante 8 segundos. Esto permite al Audi e-tron acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 6 segundos, cifras propias de un coche deportivo.

Audi e-tron prototype

La autonomía supera los 400 km en ciclo WLTP. Y aquí tiene mucho que ver el sistema de recuperación de energía del Audi e-tron, el más potente y eficiente utilizado hasta el momento en un coche de producción. Unos datos que lo confirman: puede recuperar energía con un par de hasta 300 Nm y 220 kW de potencia eléctrica, más del 70 por ciento de su potencia de sistema. Y según Audi, contribuye nada menos que al 30 por ciento de la autonomía del SUV eléctrico.

Las pruebas realizadas en el mítico Pikes Peak son concluyentes: en 31 kilómetros de descenso, con un desnivel de 1.900 metros, el Audi e-tron devuelve a la batería la cantidad de energía necesaria para volver a recorrer de nuevo esa misma distancia. Aquí puedes verlo en vídeo.

Primicia entre los vehículos eléctricos: control integrado de frenada electrohidráulica

Otra de las claves para esta eficiencia a la hora de recuperar energía es el nuevo sistema de control integrado de frenada electrohidráulico del Audi e-tron. Cuando la deceleración es inferior a 0,3 g, el SUV recupera energía perdiendo velocidad a través de los motores eléctricos funcionando como generadores; esto cubre normalmente más del 90 por ciento de las situaciones de frenada. Si se necesita una deceleración mayor, el sistema de control electrohidráulico permite una suave transición entre la frenada regenerativa con los motores eléctricos y la intervención del sistema de frenos convencional en las ruedas.

Audi e-tron prototype

En el resto de situaciones, el sistema se encarga de decidir cuándo y como usar la deceleración utilizando el motor eléctrico, los frenos convencionales o una combinación de ambos. Para ello, utiliza el asistente de eficiencia, que se basa en sensores de radar, imágenes de cámaras de video, los datos del sistema de navegación y la información en red que transmiten otros coches, para anticiparse al tráfico y a las características de la ruta.

Audi e-tron prototype

Además, el conductor puede utilizar un modo manual de recuperación de energía, que permite seleccionar entre tres niveles mediante las levas situadas en el volante. Cuando se selecciona el nivel de recuperación más alto, es posible controlar la desaceleración del Audi e-tron en muchas situaciones sin necesidad de utilizar el pedal del freno, únicamente aliviando la presión sobre el acelerador, a lo que Audi denomina “one pedal feeling”.

Galería de imágenes Audi e-tron prototype en Pikes Peak