Hasta Namibia se ha ido el Audi e-tron para demostrar que un SUV eléctrico también puede salir del asfalto. Sobre todo, si cuenta con tracción quattro.

El Audi e-tron es, sin lugar a dudas, el lanzamiento más importante para la marca de los cuatro aros en los últimos años. Lo hemos visto poniendo a prueba su sistema de recuperación de energía en el Pikes Peak. Nos han mostrado que la aerodinámica del Audi e-tron es propia de un coche deportivo. Se ha metido en una jaula de Faraday para demostrar que el Audi e-tron puede recargarse en apenas 30 minutos

Y para no dejar ningún cabo sin atar, ahora Audi ha preparado una intensa jornada de prueba dinámicas en las salinas y las sabanas de Namibia, con el objetivo de mostrar la capacidad offroad del SUV eléctrico. Aquí podemos ver al Audi e-tron en acción fuera del asfalto, donde también parece encontrarse en su salsa.

La tracción quattro eléctrica del Audi e-tron

La clave para que un SUV eléctrico pueda salir con garantías del asfalto, más allá de garantizar la rigidez de la estructura y el correcto aislamiento de todo el sistema de propulsión y las baterías, pasa por contar con un eficaz sistema de tracción total.

Y si hay alguien que sepa de tracción total, es Audi. Ahora, para el e-tron, la marca hace debutar un nuevo sistema, la tracción quattro eléctrica. Tiene una ventaja principal: no existe conexión mecánica (árboles de transmisión, embragues) entre los ejes delantero y trasero, y lo que se distribuye para controlar el agarre y la motricidad es electricidad, no para motor. La consecuencia es que el sistema puede controlar el deslizamiento de las ruedas hasta 50 veces más rápido que un sistema de tracción total convencional.

Audi e-tron

En el Audi e-tron, los dos motores eléctricos, uno por cada eje, pueden regular de forma continua y variable la distribución de par entre cada eje… y entre cada rueda. Y no solo para una conducción fuera del asfalto, también para conseguir mayor agilidad cuando se conduce de forma deportiva en carreteras de curvas. Y como buen SUV, el Audi e-tron añade a los distintos programas del sistema de conducción dinámica Audi drive select un programa específico offroad para conducción fuera del asfalto.

En condiciones normales, el Audi e-tron se impulsa por la fuerza del motor eléctrico del eje posterior, que reparte su fuerza a las ruedas traseras. Cuando se demanda más potencia de la que este motor puede suministrar por sí solo, se activa el motor delantero, y el sistema de tracción total se encarga de distribuir el par.

Audi e-tron

En apenas 30 milisegundos, los motores eléctricos con capaces de ejercer el par motor necesario para adaptarse a las condiciones de marcha. Todo se gestiona a través de una unidad de control de propulsión, que en el Audi e-tron integra también todos los elementos de lo que Audi denomina plataforma electrónica de chasis. Aquí se incluyen todos los elementos que intervienen en la dinámica del vehículo: motor, dirección, cambio automático, suspensión neumática, sistema de frenos…

Suspensión neumática y control de descensos

En carretera, la suspensión neumática es capaz de bajar la altura de la carrocería en 26 mm respecto a la altura original para favorecer la estabilidad y la aerodinámica. Seleccionando el modo allroad, el Audi e-tron eleva la carrocería 35 mm por encima de la altura estándar. Y todavía cuenta con la posibilidad de aumentar otros 15 mm más dicha altura activando la función “Lift”.

En total, la altura máxima que puede elevarse la carrocería del Audi e-tron es de 50 mm, lo que deja un ángulo ventral de casi 17 grados. Esto garantiza la seguridad a la hora de superar zanjas y obstáculos, sin que los bajos del vehículo, completamente carenados, puedan rozar en el suelo.

Audi e-tron

Además de la ayuda que supone el sistema de control de descenso de pendientes, el Audi e-tron también cuenta con un control de estabilidad ESC con cuatro modos: activado, deportivo, completamente desconectado y Offroad. Se activa por defecto cuando el conductor selecciona el modo de conducción fuera del asfalto en el Audi drive select, y optimiza la tracción y el funcionamiento de los frenos cuando actúan a modo de diferencial electrónico, para mejorar la capacidad de seguir avanzando en situaciones límite, como puede ser un cruce de ejes.

Audi e-tron

En este modo con el ESC desconectado, el conductor cuenta con la ayuda del control de descenso de pendientes, capaz de mantener una velocidad constante en fuertes bajadas, seleccionable por el conductor hasta un máximo de 30 km/h.

Información relacionada:

Audi Q8 vs Audi e-tron: ¿con cuál te quedas?

Galería de imágenes Audi e-tron prototype en Namibia