El pasado 21 y 22 de mayo tuvimos la oportunidad de asistir al evento de Audi Driving Experience Sportscar, el curso más avanzado y “extremo” que ofrece el constructor a cualquier persona, tenga esta un Audi o no. Hoy te contamos cómo es esta maravillosa experiencia.

Audi Driving Experience se trata de una serie de cursos de conducción ofrecidos por la marca, tanto para clientes (los cuales gozan de un precio reducido), como para cualquier persona que esté interesada.

El Audi Driving Experience está dividido en varios cursos: Dynamic, Progressive, Sportscar, Off Road, Winter Baqueira y Winter Sierra Nevada. El Sportscar es el que hemos podido disfrutar.

Los tres primeros cursos o experiencias están más orientados a la conducción deportiva, a la seguridad, a la frenada y en definitiva, al asfalto, mientras que los tres últimos se enfocan en la conducción Off Road, dando protagonismo a la serie Q, y seguro también, increíblemente divertidos.

El Sportscar se trata del curso de conducción deportiva más avanzado del constructor, el cual es sólo accesible tras haber realizado el Dynamic y el Progressive primero, aunque nosotros tuvimos la suerte de poder disfrutar directamente de la joya de la corona en nada menos que el increíble, precioso y mítico circuito de Jerez, a los mandos de lo máximo que nos puede ofrecer Audi, el nuevo R8 Performance de 2019.

Este año la cita ha tenido lugar en el mítico y prestigioso Circuito de Jerez (Cádiz). El evento está organizado a la perfección. Cada pequeño detalle cuenta, y Audi lo sabe. Desde los estupendos detalles que tienen con los clientes (regalos, comida, catering, coches, monitores, briefing…), hasta la propia experiencia en sí, merecen sin duda su precio, el cual se marca en 690 euros para los que no sean clientes de la marca, y 545 para los que dispongan de un Audi.

Por supuesto es importante destacar que se trata del curso más exclusivo del constructor, por lo que tanto su preparación, localización, como su limitada disponibilidad condicionan su precio.

Pero, ¿cómo es exactamente el curso Sportscar ofrecido por Audi Driving Experience?

Si quisiera resumirlo en una palabra tan solo diría, espectacular, pero ya que estás interesado, te contaré de qué se trata, qué aprenderás y en definitiva, qué te espera en este curso.

Como hemos comentado antes, la cita tiene lugar en el mítico Circuito de Jerez, principalmente conocido por los grandes eventos de las motos de competición.

Nada más llegar te presentan directamente a las bellezas que tendrás el placer de disfrutar, una amplia colección de nuevos Audi R8 Performance en colores rojo y amarillo, así como un no menos impresionante Audi RS5.

La toma de contacto entre estos bichos y tú es emocionante, ya que sabes que en no mucho tiempo podrás rodar con ellos en un señor circuito como es el de Jerez.

Pero ante tanta emoción desatada, varios ingenieros de Audi darán un briefing previo para presentar cada actividad, ayudados de imágenes y vídeos en uno de los garajes de los boxes del circuito, al más puro estilo Racing.

Tras esto el siguiente paso es dividirse en grupos (dependiendo de cuántas personas hagáis el curso), para hacer varias vueltas de reconocimiento, a modo de toma de contacto con el circuito y el R8, y aprender la frenada de emergencia con un Audi RS5, todas ellas en parejas.

A través de un Walkie Talkie ubicado en el interior de cada vehículo, seguiremos las instrucciones del monitor que lidera la marcha en el circuito, y es aquí, donde tenemos la oportunidad por primera vez de disfrutar del monstruoso R8 Performanace V10 de 625 CV, casi nada…

Vuelta tras vuelta el monitor va aumentando el ritmo para que te vayas haciendo más al coche, al circuito y a la trazada óptima. Y creenos cuando te decimos que ya desde el principio, en estas vueltas prematuras, iras dándole bastante “chicha” al R8.

Terminado este calentamiento toca ir a la prueba de la frenada de emergencia, realizada con un magnífico Audi RS5, también en parejas.

También siguiendo las órdenes de un monitor, aprenderás a frenar el coche a tope y esquivar un obstáculo mediante la utilización de una hilera de conos tras una gran aceleración.

Me gustaría destacar cuán sorprendentes son los frenos del RS5 y la gran calidad que atesoran poniéndolos a prueba en este tipo de maniobras, sencillamente increíble.

Una vez acabadas estas dos divertidas pruebas a modo de toma de contacto, volvemos a trasladarnos a boxes, donde descansaremos un rato acompañados de todo tipo de picoteo, refrescos y buen ambiente.

Con la sed saciada y los estómagos en orden, es hora de hacer otra vuelta de reconocimiento con el R8, una vez más para prepararnos para la prueba final, donde cada uno dispondrá de uno de estos deportivos y podremos ponernos a prueba de manera más “extrema”.

Tras esta última vuelta de reconocimiento, el último briefing tiene lugar. Es aquí donde los ingenieros y monitores de Audi dan las últimas instrucciones y consejos, así como reglas, para llevar a cabo la prueba final. En resumen, destaca principalmente la importancia de hacer caso al monitor que lidera la prueba en todo momento.

Una vez más nos dividimos en grupos, pero esta vez, en base a cuales son los deseos de cada participante, siendo así más fácil ir en grupos que quieren ir muy rápido y sacarle el máximo partido al coche u otros que prefieren ir más tranquilos y con menos experiencia.

Nosotros tuvimos la fortuna de poder ir en el grupo de los “locos”, aquellos a los que nos gusta sacarle todo el partido que nos dejasen los ingenieros de Audi, y madre mía si nos dejaron…

Esta última prueba se basa en el famoso juego de “La Liebre”, donde los participantes seguimos al monitor en todo momento e intentamos alcanzarle. Por supuesto siguiendo las reglas de distancia y adaptándose el monitor también al nivel de cada uno.

Lo mejor de esto sin embargo es que cada vez que se realiza una vuelta completa al circuito el participante que está detrás del monitor se irá detrás del todo para dar paso al siguiente, y así poder sacarle muchísimo jugo al vehículo bajo su propio ritmo, al cual se adaptará el monitor siempre y cuando hagamos las cosas con cabeza.

Haremos esta prueba dos veces, entre medias tendremos un descanso, ya que como muchos ya sabréis, cuando vamos en circuito a tope con un coche especialmente potente, te cansas, sudas y esa botella de agua siempre es bienvenida.

Estas vueltas son lo mejor que ofrece la parte del curso Sportscar y que merecen cada centimo del precio total de la experiencia. Llevar el nuevo R8 performance es una oportunidad única y especial que no todos los días podemos llevar a cabo.

Las sensaciones, la potencia, la respuesta del acelerador, el cambio instantaneo de sus levas o sus finas líneas, así como rodar por el asfalto de uno de los mejores circuitos de España, cumplirán los sueños de muchas personas que siempre hayan deseado poder llevar un cochazo con todas las letras “a tope”.

Por si fuera poco, una vez acabadas las vueltas al circuito con su posterior despedida tanto con el equipo de Audi como con los coches, se te otorga un USB con un videomontaje de contenido grabado dentro de la cabina de tu R8, para que entre otras cosas te partas la caja viendo tus reacciones y observando tu vuelta.

Para finalizar, una estupenda comida ofrecida por un estupendo Catering por parte de Audi prácticamente a pié de pista, cerrarán un día maravilloso para cualquier entusiasta del motor.

En definitiva, el Audi Drving Experience Sportscar, es una oportunidad única, una manera perfecta de cumplir el sueño de tantas personas que les encantaría poder disponer de un coche de la talla de un R8 y ponerlo a prueba casi al máximo de sus capacidades.

Pronto haremos un artículo hablando de las nuevas impresiones que nos ha transmitido el R8 Performance, pero hasta entonces, me gustaría que te quedaras con el mensaje de que este curso merece la pena y que te lo vas a pasar genial llevando a máximas revoluciones un impresionante R8 Performance. 100% recomendado.