Goodwood ha sido el escenario perfecto para presentar los seis Aston Martin Heritage Edition inspirados en los bólidos de competición más míticos de la marca.

La historia de Aston Martin en el mundo de la competición está tan ligada a su historia que ambas han crecido de manera paralela. Por ello, la marca británica celebró en el Festival de Goodwood su 70 aniversario desde que participó en el mítico ascenso por primera vez, así como el 60 cumpleaños de su primera victoria en las 24 Horas de Le Mans. Este festival es el escenario ideal para enseñar coches muy especiales, por lo que aquí te enseñamos lo mejor del Festival of Speed of Goodwood.

Por lo tanto, Aston Martin tenía mucho que celebrar en Goodwood, y qué mejor manera de hacerlo que presentar seis versiones especiales del Aston Martin Vantage bautizados como “Heritage Racing Editions”. Cada una de estas unidades creadas a medida por el departamento de “Q by Aston Martin”, rinde homenaje a algún bólido de carreras de la historia de la compañía.

La marca ya nos tiene acostumbrados a lanzar versiones especiales sobre este modelo, puesto que hace unos meses nos enseñó el Aston Martin Vantage AMR, una variante para los más puristas con cambio manual.

60 unidades para los más caprichosos

Este proyecto supone un interesante contraste, puesto que se trata de un homenaje a los modelos de competición históricos sobre la base de un Aston Martin Vantage, el que se puede denominar como el punto de partida de la marca hacia los automóviles modernos.

Aston Martin fabricará 60 unidades de los “Vantage Heritage Racing Editions”, por lo que los 60 afortunados podrán elegir cuál es su diseño favorito y plasmarlo en su futuro coche. Además, esta edición tan especial no es sólo maquillaje, sino que los Aston Martin Vantage cuentan con un kit aerodinámico capaz de añadir hasta 194 kilos de carga aerodinámica.

Aunque la decoración “Heritage Racing Edition” sí que es exclusiva de estas variantes, el nuevo kit aerodinámico se añade como opción en toda la gama Aston Martin Vantage. Este kit está formado por un gran alerón de fibra de carbono, un fondo plano y un difusor delantero. Además, también contarán con unas llantas de fabricación ligera, el pack Sport Plus y detalles en fibra de carbono en su interior para reducir el peso final.

Seis pinturas de guerra para el Aston Martin Vantage

La decoración inspirada en el vehículo de competición más antiguo es la serie Razor Blade. Como lo llama la marca, el “Record Breaker” pulverizó todas las marcas en la clase de coches ligeros de menos de 1.500 cc en el circuito de Brooklands en el año 1923. Para rememorar este exitoso coche, Aston Martin ha pintado esta unidad en el mismo verde británico en el que estaba pintado el deportivo de hace ya casi un siglo. Además, los detalles metalizados hacen referencia al material en el que estaba construido el chasis del modelo original.

El segundo maquillaje ha sido llamado “The Italian Progettista” y rinde homenaje al Aston Martin Ulster, el modelo más icónico de la marca antes de que estallara la guerra. Este coche terminó ganando en su clase y colocándose tercero en la clasificación general de las 24 Horas de Le Mans de 1935. Esta edición se diferencia por el color rojo original del equipo y las letras de Aston Martin en las branquias.

El Aston Martin DB3S es el modelo culpable de la tercera edición, denominada  “The David Brown Era”. En esta época, la escudería británica decidió pintar sus coches con colores llamativos para lograrlos identificar en el circuito rápidamente. Por lo tanto, sus coches se empezaron a pintar en color verde y amarillo, una configuración que ya se ha convertido en mítica del departamento de competición de la marca y que ha servido de inspiración para esta tercera versión.

Tres versiones inspiradas en la competición más moderna

Otro bólido de competición célebre de la marca es el Aston Martin AMR1, cuyo apodo fue “The Group C Monster”. Este coche fue el sucesor del Aston Martin Nimrod y se desarrolló en 1989 para participar en el Grupo C de las carreras de resistencia. Se fabricó por primera vez con materiales como el kevlar y el carbono. Su maquillaje de guerra era blanco, azul y rojo, por lo que esta decoración ha sido la indicada para decorar al cuarto Aston Martin Vantage Racing Heritage Edition.

La quinta de las versiones es un homenaje directo a la carrera de resistencia que se celebra en el circuito francés de LaSarthe, las 24 horas de Le Mans. Aston Martin lleva poniendo sus modelos en la parrilla de salida desde el año 1928. El Aston Martin DBR9 se llevó la gloria en la categoría GT en el año 2007 y 2008, por lo que es lógico que el nombre de esta interpretación sea «The LeMans Winner». La decoración de “Gulf” es una de las más míticas de la historia del automovilismo, por lo que qué mejor que decorar un Aston Martin Vantage con ese delicioso color celeste combinado con el naranja.

Finalmente, esta exclusiva colección termina con el “The Next Generation”, que rinde homenaje a las carreras modernas en las que lucha el Aston Martin Vantage GTE. Por tanto, “Q by Aston Martin” sólo ha tenido que fijarse en los colores con los que compiten sus coches en la actualidad para decorar la última versión de su edición especial. Este último modelo cuenta con el color lima combinado con el verde que compite actualmente en el campeonato del mundo de resistencia (WEC).

Por ello, si quieres un Aston Martin Vantage inspirado en el mundo de la competición, la marca británica acaba de brindar una gran oportunidad. Sin embargo, si no quieres quedarte sin una de las 60 unidades disponibles, date prisa, puesto que seguro que después de haber desfilado por el Festival de Goodwood más de un lord británico habrá reservado el suyo.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Coupé, Roadster3, 2144 - 350
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 12,9420 - 565245 - 388

Ver todas las versiones del Aston Martin Vantage (132.151€ - 212.886€)