El Aston Martin Valkyrie pasa sus primeras pruebas por asfalto. El hiperdeportivo ha pisado carretera abierta y pronto estará a la venta.

Cuántas veces hemos visto modelos que se presentan y que nunca ven la luz. Pre-series o simples prototipos que se quedan en el camino. Pero el Aston Martin Valkyrie sí que será una realidad dentro de poco porque ya ha pisado carretera.

Lo ha hecho en los alrededores del circuito de Silverstone, Reino Unido. Estas pruebas de verificación y ensayo pertenecen a la fase final del vehículo y, tras esto, dará comienzo su comercialización. La idea es que comience durante el segundo semestre de 2020.

El diseño que vemos en las imágenes y que ahora sí parece definitivo, presenta una exageradísima aerodinámica poco habitual para un coche producido de serie. Las llantas monotuerca son nuevas y vemos un pronunciado splitter delantero además de unas llamativas taloneras. Este coche parece más un Fórmula 1 que un deportivo de calle.

Propulsor Cosworth

Además de la exageración aerodinámica de este Aston Martin Valkyrie, otra de las cosas más llamativa es su propulsión. Está firmada por Cosworth. Su bloque es un V12 de 6.5 litros de cilindrada capaz de girar hasta las 11.000 vueltas. Pero lo mejor no es eso, sino sus 1.014 CV de potencia máxima, es decir, 156 CV por litro.

Y para los que pensaban que esa cifra era insuperable, nos falta decir que al motor térmico se le suma un sistema híbrido. El propulsor híbrido entrega 176 CV y 280 Nm adicionales para una potencia total combinada de 1.176 CV y 900 Nm. Por ahora no conocemos muchos datos más pero sí se ha desvelado que Rimac es la marca que firma tanto el motor como las baterías de este hiperdeportivo británico.

Por ahora como decíamos no está en fase de producción pero sí está a punto. Cuando vemos un coche exponiéndose a rodaje por carretera abierta sin camuflar su carrocería, es que está próxima su llegada. Finales de 2020 puede ser cuando veamos a unas pocas unidades de este Valkyrie rodar por territorio británico.