El nuevo Aston Martin DBS Zagato está ya en su última etapa de desarrollo, sólo se fabricarán 19 unidades y se venderá en lote junto con el DB4 GT Zagato Continuation por casi 7 millones de euros.

La relación entre Aston Martin y el carrocero Zagato se remonta a la década de los 50, cuando se unieron para vestir a los coches de carreras de la marca. Sin embargo, no fue hasta los años 60 cuando se pudo ver su primera creación: el maravilloso Aston Martin DB4 GT Zagato, una versión aligerada del modelo de serie con una carrocería más atractiva aún.

Desde esa primera colaboración, la marca británica y el carrocero italiano han colaborado para lanzar distintas versiones como el V12 Zagato o el Vanquish Zagato. Menos de una semana después de que se lanzara la colección Heritage para el Vantage en Goodwood, la última creación acaba de ser presentada y su nombre es Aston Martin DBS GT Zagato.

El fabricante con sede en Gaydon ha brindado una imagen casi definitiva del que es la última criatura engendrada por ambas empresas. Este nuevo deportivo se une al Aston Martin DB4 GT Zagato Continuation presentado hace unos días, una espectacular reedición del modelo más famoso de la firma de Milán.

Ambos modelos forman parte de la colección Aston Martin DBZ Centenary Collection, por lo que sólo se harán 19 unidades de cada uno y se venderán en lote con un precio de 6.7 millones de euros.

El Aston Martin DBS GT Zagato es la última colaboración de una alianza gloriosa

El nuevo Aston Martin DBS GT Zagato toma como punto de partida al modelo más potente que tiene actualmente la marca en los concesionarios: el Aston Martin DBS Superleggera. Sin embargo, se han inspirado en las anteriores colaboraciones de ambas empresas para conseguir un diseño evocador de redondeadas líneas.

En la parte delantera, podemos encontrar una enorme calandra formada por 108 pequeñas piezas de fibra de carbono en forma de diamante, que preside prácticamente todo el frontal del coche. Cuando el coche está detenido, forman una figura atlética y elegante, pero cuando se pone en marcha, muchas de las piezas son practicables para dejar respirar al V12 biturbo que descansa bajó su capó.

Marek Reichman, Director Creativo de Aston Martin Lagonda, afirmaba: “Este es un coche que no sólo está enfocado a la belleza, sino también en tener un excelente comportamiento dinámico. La nueva parrilla brinda la oportunidad de proporcionarle dos personalidades muy diferentes. Cuando está aparcado, parece que el Aston Martin DBS GT Zagato está descansando, pero con su musculosa zaga preparada para la acción. Una vez que este se pone en marcha, el conjunto despierta, brindando una auténtica experiencia auditiva y visual”.

Un diseño casi definitivo

Pese a que la parte delantera del coche parece la definitiva, el equipo de diseño ha colocado un panel de fibra de carbono donde debería ir la luna trasera. Esta falta de visibilidad se ha solucionado con una cámara que funciona como retrovisor central.

“La forma y la función están siempre en una batalla constante, pero este es un ejemplo de que hemos podido utilizar tecnologías modernas para asegurarnos que no hemos dado ninguna concesión a ninguna de las dos partes”, declaraba al respecto Reichman.

Por lo tanto, no sabemos si el modelo final incorporará esta solución, pero si tenemos en cuenta las declaraciones del Director Creativo de la marca, parece que es muy posible que el nuevo modelo tenga un retrovisor digital.

La producción del nuevo Aston Martin DBS GT Zagato está programada para 2020, por lo que las 19 unidades que se fabriquen se unirán a las otras tantas del Aston Martin DB4 GT Zagato Continuation. Una vez que estén producidas, los coleccionistas más poderosos del mundo podrán correr a Gaydon para hacerse con este codiciado lote.