El Aspark OWL viene pisando fuerte. Tanto que ya fija entre sus objetivos el preciado récord de tiempos por antonomasia

¿Qué ocurriría si un coche eléctrico batiera todos los cánones establecidos? ¿Cómo se tomaría la comunidad del mundo del automóvil si el Aspark OWL batiera el récord del Circuito de Nürburgring?

Pues, posiblemente, de tal que fabricantes como Porsche, actual poseedor, no sin polémica, del récord de tiempos del Circuito de Nürburgring, con su versión preparada por Manthey Racing del Porsche 911 GT2 RS pero matriculada para uso ordinario, o que, el segundo mejor coche sobre la pista del «Infierno Verde», el Nio EP9, un arma eléctrica solo para circuitos que además tiene el título de coche eléctrico más rápido en el Nordschleife, sentirían un escalofrío como el que se siente al escuchar el estruendo del relámpago en una noche de tormenta.

Toda esta suposición llega tras la declaración hecha por un portavoz, sin identificar, a los compañeros de Top Gear (Gran Bretaña). «Las prestaciones del Aspark OWL nos permiten intentar batir el récord de Nürburgring«.

Las especificaciones del Aspark OWL lo abalan

Y tanto. Según lo que indican los compañeros británicos, el Aspark OWL es un hiperdeportivo que superará su potencia inicial, pasando de los 320 kW que se anunciaban a 850 kW, es decir casi 1.156 CV.

El conjunto pesa 1.460 kg. Con esta relación entre potencia y peso no es de extrañar que aseguren que marca el 0 a 100 en tan solo 1,9 segundos.

Por si esto fuera poco, la autonomía del Aspark OWL parece ser que se fija en unos 300 km, nada mal para un coche que puede alcanzar una velocidad máxima de 280 km/h.

El Aspark OWL buscará ser distinguido

Tanto que, este coche eléctrico, cuya versión de producción será para uso en carretera abierta, tendrá una fabricación muy reducida. Y es que solo 50 unidades se construirán. El precio del Aspark OWL será también muy exclusivo o, para clientes muy exclusivos, ya que se venderá a 3,1 millones de euros.

La versión definitiva se presentará en el Salón de Dubai a finales de este año pero no será hasta 2020 cuando se entreguen los primeros ejemplares. Por eso no es de extrañar que el fabricante japonés caliente el ambiente antes de la entrada del buen tiempo y, con ella, la vuelta a la actividad de la pista del Circuito de Nürburgring, que durante los meses más fríos «hiberna».

Por lo tanto, parece que ya hay una hoja de ruta. Que este hiperdeportivo japonés tiene muy claro cuáles pueden ser sus límites y sus opciones en una pista tan extrema y exigente como es la del mítico trazado del Nürburgring-Nordschleife.

Fotografía de cabecera: Wikimedia